El pollo lo hemos cocinado en una salsa elaborada a base de almendras, un fruto seco muy recomendable debido a su gran contenido en proteínas
1 pollo deshuesado y sin piel
2 cucharadas de salsa de soja
2 cucharada de aceite de oliva
15 almendras crudas y peladas
½ cucharada de curry
50 gr. de cebolla
50 gr. de pimiento verde
50 gr. de zanahoria
50 gr. de puerro.
Calorías 610 kcal / 100gr
Proteína 18 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 4.5 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Aves y caza y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Esta receta es sencillísima de elaborar, y constituye un plato muy nutritivo con el cual podremos aprovecharnos de todas las beneficiosas propiedades que caracterizan a la almendra.

Pollo con almendras

 Así lo cocinamos

Trocea el pollo y déjalo macerar durante una hora en la salsa de soja.
Ahora rehoga el pollo ya macerado en una cazuela con aceite de oliva. Remueve bien y añade las almendras.
A continuación, incorpora las verduras picadas y el curry. Vierte el marinado de la salsa de soja y cocina durante 20 minutos a fuego medio, removiendo de vez en cuando para evitar que se nos pegue al fondo de la cazuela.
Servir bien caliente.

 Trucos y Consejos

Acompaña este pollo con un arroz basmati cocido, le va perfecto.

 Información Nutricional

La carne de pollo es posiblemente una de las que menor contenido graso posee, siempre y cuando la consumamos sin piel. Además, posee una textura muy blanda y un sabor muy suave, lo cual hace que sea una de las carnes más consumidas y aceptadas por la población. Y es precisamente su sabor suave lo que permite combinarlo con multitud de ingredientes.
Es un plato rico en proteínas de calidad, hierro de fácil absorción, vitaminas del grupo B y en otros minerales como el potasio, que procede de las verduras. Estas también aportan fibra que mejora el tránsito intestinal.
Aquellas personas que estén siguiendo una dieta de control de peso deberán quitar la piel del pollo antes de cocinarlo y moderar la cantidad de aceite empleada.
El pollo lo hemos cocinado en una salsa elaborada a base de almendras, un fruto seco muy recomendable debido a su gran contenido en proteínas. La almendras es también muy rica en grasas, la mayor parte de ellas insaturadas, que nos ayudan a mantener controlados los niveles de colesterol. Además, son una excelente fuente de vitaminas, fibra y minerales. Su único “pero” es el alto valor energético que las caracteriza, 610 kcal. por cada 100 gr., lo cual tendrían que tener en cuenta las personas obesas o aquellas que estén siguiendo una dieta de control de peso.

Datos nutricionales de la almendra:

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina