El bogavante, al igual que el resto de mariscos, aporta proteínas de gran valor biológico
Un pollo de kilo y medio
un bogavante de un kilo
100 gr. de almendras fileteadas
1 cebolla
1 puerro
4 dientes de ajo
unas hebras de azafrán
250 gr. de salsa de tomate
100 ml. de brandy
500 ml. de caldo de carne
perejil
sal
pimienta blanca y aceite de oliva.
Calorías 83 kcal / 100gr
Proteína 16 gr / 100gr
Grasa 1.9 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.7 gr / 100gr
Índice glucémico 5

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

En la siguiente receta combinamos el pollo y el bogavante para obtener como resultado un original y sabroso guiso que no os dejará indiferentes.

Pollo con bogavante y almendras

 Así lo cocinamos

Dora los dos ajos y las almendras en una sartén con un poco de aceite. Ahora introducimos en un mortero y trituramos junto con las hebras de azafrán y un poco de perejil.
Corta el pollo en trozos grandes, salpimenta y dóralos en una cazuela con un poco de aceite de oliva. El bogavante lo cortaremos en rodajas gruesas, lo sazonaremos y doraremos en una sartén a fuego moderado.
En una cazuela, sofríe la cebolla, los ajos y el puerro, todo ello picado finamente. Cuando esté bien rehogado, incorpora la salsa de tomate y deja cocinar a fuego suave durante 10 minutos. Agrega el brandy y sube el fuego para que se evaporen los alcoholes. Añade el caldo de carne y los trozos de pollo. Deja hervir suavemente hasta que el pollo esté bien tierno. Será entonces el momento de añadir el bogavante y cocinar durante otros 5 minutos. Añade la picada al guiso, remueve y cocinamos 1 minuto más.

 Trucos y Consejos

Este plato resultará mucho más rico si lo consumimos al día siguiente de su preparación.

 Información Nutricional

Acabamos de preparar un guiso en el cual hemos combinado el pollo con el bogavante. El primero posee una de las carnes más saludables, siempre y cuando la consumamos sin piel. Además, contiene muy poca grasa y sus proteínas son muy fáciles de asimilar, por lo que es un alimento que está especialmente indicado para los niños, ancianos y todas aquellas personas que tengan el estómago delicado.
El bogavante, al igual que el resto de mariscos, aporta proteínas y debe ser consumido con moderación en caso de hiperuricemia.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina