La carne de pollo, debido a la poca cantidad de grasa que contiene, es una de las carnes más magras
1 pollo de 1 kg. troceado
½ vaso de aceite de oliva
1 vaso de vino blanco
2 tomates maduros
1 cebolla
200 gr. de gambas grandes
2 cucharadas de harina
1 diente de ajo
sal
pimienta
1 copa de brandy
1 copa de oporto
perejil picado y 3 cucharadas de nata.
Calorías 88 kcal / 100gr
Proteína 18 gr / 100gr
Grasa 1.8 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Aves y caza y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

En la siguiente receta combinamos el pollo con las gambas para así conseguir un plato mar y montaña”. En principio puede parecer una propuesta algo arriesgada, pero lo cierto es que el resultado es realmente original y sabroso.

Pollo con gambas

 Así lo cocinamos

Salpimenta el pollo troceado y dóralo en una cazuela con un poco de aceite. Ahora añade el vino blanco, pon la tapadera y cocina a fuego suave durante 15 minutos, removiendo de vez en cuando para que el pollo no se pegue al fondo de la cazuela.
Pica los tomates, añádelos a la cazuela y deja cocinar durante otros 10 minutos.
En una sartén, sofríe la cebolla y el ajo, todo ello bien picado. Cuando el sofrito haya cogido color, agrega las gambas lavadas y sin pelas. Rehoga el conjunto y añade el brandy y flambea.
Diluye la harina en un poco de agua o caldo de pescado y agrégasela a las gambas. Añade un poco más de agua y cuece durante 5 minutos.
Vertemos las gambas sobre el pollo y cocinamos durante otros 10 minutos, agregando justo al final de la cocción el Oporto y la nata.
Por último, espolvorea con perejil picado.

 Trucos y Consejos

En lugar de gambas puedes usar también langostinos, o incluso cigalas.

 Información Nutricional

La carne de pollo, debido a la poca cantidad de grasa que contiene, es una de las carnes más magras, eso sí, siempre que la consumamos sin piel. Además, se caracteriza por su suave sabor y textura, lo que nos permite combinarlo con una amplia variedad de ingredientes. Hoy lo acompañamos con gambas, que van a aportar más proteínas al plato, además de minerales como el sodio, el fósforo y el yodo.
Por su parte, la cebolla y el tomate empleados para elaborar el sofrito, además de aportar jugosidad a la receta, va a enriquecerla con vitaminas, minerales y sustancias de acción antioxidantes, grandes aliadas de la salud.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina