El pollo, ingrediente protagonista de esta receta, posee una de las carnes más saludables, siempre y cuando lo consumamos sin piel
Un pollo de 1 kg. troceado
1 berenjena
1 calabacín
1 tomate
1 cebolla
1 puerro
3 dientes de ajo
una ramita de tomillo
2 hojas de laurel
100 ml. de vino blanco seco
200 ml. de agua
aceite de oliva
pimienta negra recién molida y sal.
Calorías 166 kcal / 100gr
Proteína 19.8 gr / 100gr
Grasa 9.6 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Aves y caza y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

La siguiente receta del día es uno de esos platos cocinados al más puro estilo tradicional. Además, esta receta nos va a aportar una importante cantidad y variedad de nutrientes procedentes del pollo y las verduras. Al igual que todos los guisos, se recomienda consumirlo al día siguiente, pues estará mucho más sabroso.

Pollo con verduras estofadas

 Así lo cocinamos

Lo primero que vamos a hacer es salpimentar y dorar los trozos de pollo en una cazuela con un poco de aceite. Una vez estén bien dorados, retíralos de la cazuela y resérvalos.
Corta todas las verduras en rodajas, a excepción del puerro y los dientes de ajo, los cuales pelaremos y picaremos finamente.
En la misma cazuela que hemos empleado para dorar el pollo, vamos a cocinar las verduras: Primero sofríe los ajos y el puerro. Una vez estén bien pochados, incorpora el resto de verduras junto con las hierbas aromáticas y los trozos de pollo que teníamos reservados. Sube el fuego y añade el vino blanco. Cuando se haya evaporado el alcohol, agrega el agua, coloca la tapadera y cocina a fuego suave hasta que las verduras e el pollo queden bien tiernos.

 Trucos y Consejos

Si durante la cocción el estofado va quedando seco, sólo tendrás que ir añadiendo un poco de agua.

 Información Nutricional

El pollo, ingrediente protagonista de esta receta, posee una de las carnes más saludables, siempre y cuando lo consumamos sin piel. Además, contiene muy poca grasa y sus proteínas son muy fáciles de asimilar, por lo que es un alimento que está especialmente indicado para los niños, ancianos y todas aquellas personas que tengan el estómago delicado.
Para elaborar este plato nos hemos servido de una buena variedad de hortalizas, las cuales van a aportarnos un importante cantidad de vitaminas, minerales, fibra y sustancias de acción antioxidante. Estas últimas son muy beneficiosas para la salud, pues nos defienden contra los radicales libres presentes en el entorno, potenciando así nuestro sistema inmunológico y ayudándonos a reducir el riego de padecer enfermedades de carácter degenerativo.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina