Para conseguir un plato de primera, a la hora de servir, añade al potaje huevo cocido y rallado por encima.
400 gr.de rape limpio y sin espinas
400 gr. de garbanzos
1 manojo de espinacas
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 puerro
2 patatas
1 hoja de laurel
perejil
aceite de oliva y sal.
Calorías 383 kcal / 100gr
Proteína 20.8 gr / 100gr
Grasa 5.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 55.8 gr / 100gr
Índice glucémico 30

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Este potaje es ideal para las personas que no quieran o no puedan comer carne. Se trata de unos deliciosos garbanzos con espinacas a los que les hemos sumado una ración de rape.

 Así lo cocinamos

Dejamos los garbanzos en remojo 12 horas antes de elaborar la receta. Pasado ese tiempo, los lavamos, escurrimos y los ponemos en una olla junto con la cebolla, el puerro y los ajos, todo ello troceado, y el laurel. Cubrimos con agua y cocemos hasta que los garbanzos estén tiernos.

Pelamos y cortamos las patatas en cuadrados y las añadimos al potaje. Continuamos con la cocción.

Lavamos y picamos las espinacas y, cuando las patatas estén casi hechas, incorporamos la verdura a la olla. Dejamos hervir unos minutos más y retiramos del fuego.

Por otra parte, cortamos el rape en porciones, sazonamos y lo cocinamos en una sartén con una cucharada de aceite de oliva hasta que se dore por ambas caras.

Servimos el potaje de garbanzos y espinacas en platos hondos o cuencos con el rape encima. Espolvoreamos con perejil picado.

 Trucos y Consejos

Para conseguir un plato de primera, a la hora de servir, añade al potaje huevo cocido y rallado por encima.

 Información Nutricional

Los garbanzos, como todas las legumbres, poseen unas características nutritivas muy interesantes. Destaca su contenido en hidratos de carbono complejos, proteínas vegetales, vitaminas y fibra. Además, los garbanzos contienen muy poca grasa y si son cocinados con ingredientes que no aumenten el contenido en lípidos, como es el caso de esta receta, son un alimento indicado para cualquier edad.

Las espinacas, por su parte, van a enriquecer este plato con vitaminas, minerales, fibra y sustancias de acción antioxidante, como la provitamina A y el ácido fólico.

El rape suma al plato proteínas de gran valor biológico. Además, su contenido calórico es muy bajo.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina