La pularda posee unas características nutricionales muy similares a las de la carne de pollo, es decir, posee un bajo contenido en grasas y es muy rica en proteínas de alto valor biológico
1 pularda deshuesada
150 gr. de ciruelas pasas
100 gr. de piñones
200 gr. de carne de cerdo picada
1 diente de ajo
50 gr. de jamón serrano en taquitos
6 champiñones
4 manzanas
½ vaso de vino Oporto
2 huevos
sal y pimienta.

Este plato, está cocinado con una base de Aves y caza y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Ocasiones especiales, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

La pularda es un ave típica de las fiestas navideñas. Su carne suave la hace exquisita, y su textura y sabor, característicos de las gallináceas, son muy familiares para el consumidor, incluso más que el pavo y el pato. Por ello, es la más recomendable para elaborar sabrosas recetas como esta que te presentamos hoy, una pularda rellena de ciruelas y piñones que se convierte un plato ideal para servir el día de Nochevieja.

Pularda rellena de ciruelas y piñones

 Así lo cocinamos

Deshuesar la pularda es una labor que bien requiere cierta experiencia. Por ello, lo más aconsejable es pedirle al carnicero que te la prepare.
Lava los champiñones, trocéalos y saltéalos a fuego vivo con unas gotas de aceite y un diente de ajo muy picado. Una vez salteados los champiñones, mézclalos en un bol grande junto con los piñones, las ciruelas, la carne picada, el jamón, los dos huevos y el oporto. Salpimenta y mezcla bien hasta conseguir una masa homogénea. Deja reposar esta mezcla en el frigorífico durante al menos 1 hora.
Transcurrido el tiempo de reposo del relleno, extiende la pularda sobre una superficie lisa y dispón el relleno sobre ésta.
Ahora enrolla la pularda con el relleno como si de un brazo gitano se tratara, presionando bien para que nos quede el menor aire posible en su interior.
Una vez enrollada la pularda, brídala bien fuerte con hilo de cocina, salpiméntala e introdúcela en el horno a 160ºC hasta que se cocine (unos 40 minutos). Para comprobar si está cocinada, pincha con una aguja. Si al sacar la aguja ésta está caliente, entonces la pularda estará lista.
Sácala del horno y déjala reposar ante de quitarle el hilo con el cual la hemos bridado.
Ya templada y sin hilo, corta la pularda en rodajas y sírvela acompañada de compota de manzana.

La compota de manzana: Pela y corta las manzanas en rodajas, eliminando las pepitas. Vierte sobre ellas una cucharada de zumo de limón para que no se oxiden y de esta manera queden blancas.
Ahora colócalas en una cazuela con un poco de agua (sin llegar a cubrir), pon la tapadera y cocínalas a fuego medio durante 20 minutos.
Destapa de vez en cuando la cazuela para comprobar que no se ha evaporado toda el agua, en cuyo caso deberíamos añadir un poco más.
Justo al final de la cocción, destapa para que se evapore el agua restante.
Una vez cocidas, tamízalas con la ayuda de un pasapurés, pásalas de nuevo a la cazuela y dale el punto deseado con azúcar, canela, jugo de carne, etc.

 Trucos y Consejos

Esta pularda puede servirse tanto fría como caliente. Puedes optar también por cocinarla en olla express. Para ello, en lugar de bridarla, envuélvela bien presionada y con varias capas de film transparente. Luego vuelve a envolverla, pero esta vez con papel aluminio. Ahora ya puedes introducirla en la olla con agua y cocerla. Sabrás si está cocinada cuando, al presionar con el dedo sobre la carne, ésta vuelva a su posición original.

 Información Nutricional

La pularda posee unas características nutricionales muy similares a las de la carne de pollo, es decir, posee un bajo contenido en grasas y es muy rica en proteínas de alto valor biológico.
La carne y el jamón que hemos introducido en el relleno van a enriquecer aún más la receta con proteínas
Los champiñones, también presentes en el relleno, van a aportar una buena cantidad de vitaminas, minerales y compuestos antioxidantes.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina