Los chocos contienen muy poca grasa y son una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, así como de hierro, magnesio, sodio, fósforo y vitaminas de grupo A, B y E
Un choco de un kg.
1 zanahoria
1 cebolla grande
2 dientes de ajo
2 tomates maduros
una cucharada de pimentón dulce
100 gr. de guisantes
1 vaso de vino blanco
dos vasos de agua
2 hojas de laurel
pimienta negra
aceite de oliva y sal.
Calorías 72 kcal / 100gr
Proteína 16.1 gr / 100gr
Grasa 0.9 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Este ragú de choco es facilísimo de elaborar. Se trata de una receta ideal para aquellos que están haciendo sus pinitos en el mundo de la cocina. Consúmelo al día siguiente de su elaboración y ya verás que sabroso!

Ragú de choco

 Así lo cocinamos

Corta la cebolla, el ajo, la zanahoria y el tomate en brunoise, es decir, en daditos pequeños.
Refríe la cebolla, el ajo y la zanahoria en una cazuela baja con un poco de aceite de oliva.
Cuando la cebolla esté bien pochada incorporaremos el tomate. Rehoga bien el conjunto hasta que el tomate quede bien cocinado.
Añade ahora el pimentón, el laurel y la pimienta negra. Remueve y cocina durante un par de minutos.
Incorpora ahora el choco limpio y troceado. Rehógalo y añade el vino blanco y el agua.
Por último, agrega los guisantes, coloca la tapadera y deja que cueza hasta que el choco esté bien tierno.
Pon a punto de sal y sirve bien caliente.

 Trucos y Consejos

La temporada del guisante comprende desde febrero a mayo. Aún así, hoy en día podemos encontrar guisantes frescos de muy buena calidad ultracongelados durante todo el año. Como última alternativa, siempre podrás emplear guisantes enlatados.

 Información Nutricional

Acabamos de elaborar un sabroso y nutritivo ragú de choco. Los chocos contienen muy poca grasa y son una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, así como de hierro, magnesio, sodio, fósforo y vitaminas de grupo A, B y E.
En cuanto a las verduras que hemos empleado para elaborar el refrito, van a aportar más vitaminas, minerales y sustancias de acción antioxidante.
Este guiso se convierte por tanto en una opción bastante equilibrada, ya que contiene un importante abanico de nutrientes.

Base del plato
Calorías
Tipo de cocina