La manzana posee unas extraordinarias propiedades medicinales, como la laxante y la astringente
250 gr. de azúcar
12 yemas de huevo
½ litro de leche
½ limón
100 gr. de maicena
75 gr. de mantequilla
½ litro de nata
1 vaina de vainilla
1 ramita de hierbabuena
1 lámina de hojaldre
1 manzana Granny Smith
½ litro de sirope (1/2 litro de agua por 250 gr. de azúcar).
Calorías 55 kcal / 100gr
Proteína 0.3 gr / 100gr
Grasa 0.3 gr / 100gr
Hidratos de carbono 11.5 gr / 100gr
Índice glucémico 35

Este plato, está cocinado con una base de Postres y pertenece a los platos de la cocina Creativa. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Postre.

Ahora os proponemos un postre de categoría. Se trata de unos raviolis de crema catalana sobre sopa de manzana ácida, un postre no apto para novatos. Que salga rico!

 Así lo cocinamos

En una cortadora de fiambres, o en una mandolina, cortamos dos terceras partes de la manzana en rodajas de un milímetro de grosor. Las introducimos en el sirope hirviendo durante medio minuto y las escurrimos. De esta forma tendrán elasticidad y no se romperán. Dejamos que se enfríen.
En un puchero ponemos a hervir la leche, la nata, la vainilla abierta a lo largo y la cáscara de limón. Una vez que ha hervido lo dejamos infusionar durante treinta minutos.

Aparte, en un bol, blanqueamos las yemas junto con el azúcar y la maicena, lo mezclamos con la leche sin dejar de moverlo y lo ponemos a fuego lento hasta que alcance una temperatura de unos 85º C (justo antes de que empiece a hervir) sin parar de moverlo. La colamos, raspamos las semillas de la vainilla y las incorporamos a la crema. Añadimos la mantequilla y varilleamos. Reservamos. Dejamos secar la rama de vainilla y la trituramos después hasta que se quede en polvo. La reservamos. Colocamos las rodajas de manzana forrando un molde circular y lo rellenamos con la crema catalana. Lo cerramos y reservamos. Estiramos el hojaldre y lo cortamos en triángulos pequeños. Ahora píntalo con huevo batido y espolvoreamos azúcar junto con la vainilla en polvo. Introducimos en el horno precalentado a 180º C. durante 20 minutos.
Quitamos del molde las manzanas rellenas y las colocamos en una bandeja. Espolvoreamos con azúcar y las quemamos con una pala de quemar, como si quemáramos una crema catalana, y las ponemos en un plato sopero. Lavamos y cortamos en gajos el resto de la manzana y la pasamos por una licuadora. Añadimos el jugo alrededor de la manzana, colocamos el hojaldre encima de ella y agregamos la hierbabuena cortada en juliana sobre el jugo de manzana.

 Información Nutricional

Aunque no hay ningún problema en disfrutar de forma esporádica de la crema catalana, conviene no abusar de su consumo. La presencia de yema de huevo hace que el contenido de grasa y colesterol sea considerable, del mismo modo que ocurre con el azúcar, protagonista de un buen número de postres.
Pero la verdadera protagonista de esta receta es la manzana, una fruta que, a pesar de que su valor nutricional no es destacable, posee unas extraordinarias propiedades medicinales, como la laxante y la astringente, es decir, que puede tomarse tanto en caso de padecer diarrea (pelada y rallada) o estreñimiento (cruda y con piel). Además, las manzanas de la receta que nos ocupa, al estar asadas, resultan más indicadas para aquellas personas que deben seguir una dieta blanda, ya que son más digeribles que la pieza de fruta cruda.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina