Espolvorea los raviolis con azúcar glas antes de servir.
Unas láminas de pasta wonton
300 gr. de fresas
500 ml. de leche
5 yemas de huevo
125 gr. de azúcar
1 rama de canela y 1 vaina de vainilla.
Calorías 35 kcal / 100gr
Proteína 0.8 gr / 100gr
Grasa 0.4 gr / 100gr
Hidratos de carbono 5.5 gr / 100gr
Índice glucémico 25

Este plato, está cocinado con una base de Postres y pertenece a los platos de la cocina Creativa. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Postre.

Esta receta de raviolis es ideal para los más golosos. Con ella convertimos lo que podría ser un tradicional plato de pasta en un delicioso postre.

Raviolis de fresas con salsa inglesa

 Así lo cocinamos

En primer lugar, preparamos la salsa inglesa. Para ello, ponemos a hervir la leche con la canela y la vainilla, que abriremos por la mitad y le sacaremos las semillas.

Aparte, mezclamos las yemas con el azúcar. Retiramos la leche del fuego, la colamos y la vamos añadiendo poco a poco a las yemas. Volvemos a poner la mezcla al fuego y vamos removiendo hasta que espese un poco, sin que llegue a hervir. Retiramos del fuego y reservamos.

Por otra parte, lavamos las fresas y las cortamos en cuadraditos. Le añadimos unas cucharadas de salsa inglesa y mezclamos bien.

Colocamos las láminas de pasta sobre la mesa y en cada una ponemos una cucharada de fresas. Mojamos los bordes de la pasta con agua y colocamos otra lámina encima. Presionamos para cerrar bien y recortamos cada ravioli con un cortapastas redondo.

Una vez hechos los raviolis, los cocemos al vapor hasta que la pasta quede tierna y los dejamos enfriar.

Servimos los raviolis sobre la salsa inglesa.

 Trucos y Consejos

Espolvorea los raviolis con azúcar glas antes de servir.

 Información Nutricional

La salsa inglesa aporta gran cantidad de grasas y calorías al plato, al estar elaborada con yema de huevo. La pasta es rica en hidratos de carbono, mientras que las fresas son ricas en vitamina C y flavonoides. Estos últimos son los pigmentos que le confieren su característico color rojo. Esta fruta es además muy rica en fibra y distintos minerales, como el potasio.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina