También podemos gratinar los raviolis con una bechamel ligera o servirlos con alguna salsa que nos guste.
Para la pasta: 500 gr. de harina, 4 yemas de huevo, 1 cucharadita de aceite de oliva, 1 pizca de sal y 4 cucharadas de agua. Para el relleno: 250 gr. de requesón, 1 huevo, 300 gr. de acelgas, 20 gr. de parmesano rallado, 1 puñadito de piñones, nuez moscada y sal.
Calorías 96 kcal / 100gr
Proteína 13.6 gr / 100gr
Grasa 4 gr / 100gr
Hidratos de carbono 1.4 gr / 100gr
Índice glucémico 20

Este plato, está cocinado con una base de Pastas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Los raviolis son un plato entretenido si los elaboras a mano, pero el resultado merece siempre la pena. En este caso, los preparamos con un delicioso relleno de requesón. ¡Que salgan ricos!

Raviolis de requesón

 Así lo cocinamos

Para preparar la pasta, ponemos la harina mezclada con la sal en un bol. Hacemos un hueco en el centro y añadimos las yemas, el aceite y el agua. Mezclamos todos los ingredientes y amasamos hasta obtener una mezcla elástica que no se pegue. Si es necesario, podemos añadir más agua. Tapamos la masa con film transparente y la dejamos reposar 30 minutos.

Para preparar el relleno de los raviolis, cocemos las acelgas en agua con sal durante 5 minutos. Pasado ese tiempo, las escurrimos y las picamos en un bol junto con el requesón, el huevo batido, el parmesano, los piñones y un poco de nuez moscada y sal. Lo mezclamos todo bien y reservamos.

Sobre una superficie espolvoreada con harina, extendemos la masa y hacemos dos tiras anchas. Sobre una de ellas vamos poniendo cucharaditas del relleno separadas entre sí y cubrimos con la otra tira de masa. Recortamos los raviolis, presionando bien los bordes para cerrarlos. Los dejamos secas durante unos minutos.

Mientras tanto, calentamos agua en una olla con una pizca de sal y, cuando hierva, cocemos los raviolis durante cinco minutos.

Los escurrimos y los colocamos en una fuente. Los espolvoreamos con queso rallado y los gratinamos en el horno.

 Trucos y Consejos

También podemos gratinar los raviolis con una bechamel ligera o servirlos con alguna salsa que nos guste.

 Información Nutricional

Los raviolis, como todo tipo de pasta, son una fuente muy interesante de hidratos de carbono. En este caso los hemos rellenado con requesón, un derivado lácteo y, como tal, se considera un alimento rico en proteínas. Su contenido graso es inferior al de la mayoría de los quesos y de su contenido mineral sobresalen el calcio, el fósforo y el potasio. Entre sus vitaminas destaca la vitamina A y B12.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina