Si no te gusta la calabaza, sustitúyela por unas zanahorias. La salsa también quedará muy rica.
1 redondo de ciervo
2 cebollas
4 dientes de ajo
½ kg. de tomate triturado
1 vaso de vino blanco
½ calabaza
1 ramita de orégano
1 ramita de tomillo
1 hoja de laurel
aceite de oliva
pimienta y sal.
Calorías 120 kcal / 100gr
Proteína 22.9 gr / 100gr
Grasa 2.4 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Aves y caza y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Otoño / Invierno, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Este plato contundente y sabroso que ahora os proponemos es ideal para los amantes de la carne.

 

 

Redondo de ciervo con salsa de calabaza

 Así lo cocinamos

Salpimentamos el redondo y lo marcamos en una cazuela con un poco de aceite de oliva. Lo retiramos y lo reservamos.

En el mismo aceite sofreímos las cebollas picaditas y los ajos también picaditos. Incorporamos después el tomate, las hierbas aromáticas, la calabaza troceada y el vino blanco. Rehogamos unos minutos y metemos la carne. Añadimos un poco de agua y dejamos cocer a fuego lento durante 2 horas, hasta que el ciervo esté tierno. Lo volvemos a sacar de la cazuela y trituramos la salsa con la batidora.

Servimos la carne en rodajas con la salsa de calabaza.

 

 Trucos y Consejos

Si no te gusta la calabaza, sustitúyela por unas zanahorias. La salsa también quedará muy rica.

 Información Nutricional

El ciervo se engloba dentro de las carnes negras o de caza. Tiene un sabor similar a la del buey, aunque es mucho más ligera. Tiene menos calorías, colesterol y grasa que la mayoría de los cortes del buey, el cerdo o el cordero y es una excelente fuente de micronutrientes como la niacina, potasio, fósforo, hierro, selenio y zinc.

Por su parte, la calabaza destaca por su elevado contenido en hidratos de carbono y fibra, lo cual nos va a ayudar a regular el tránsito intestinal. Su color anaranjado se lo confiere el betacaroteno, sustancia que, además de favorecer el cuidado de nuestra piel y nuestra vista, ejerce una buena acción antioxidante. Otra propiedad de la calabaza es la de protectora de la mucosa del estómago, lo que la hace muy recomendable para aquellas personas que sufren de acidez, mala digestión, gastritis o úlcera.

Datos nutricionales de la carne de ciervo:

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina