El rodaballo es rico en minerales como el potasio, el fósforo, el magnesio, el sodio y el hierro
4filetes de rodaballo, 4 hojas de gelatina, 100 ml. de nata líquida, 2 huevos cocidos, sal, pimienta, unas hojas de lechuga. Para el caldo corto: 200 ml. de vermú, 1 litro de agua, 1 zanahoria, una cebolla, una ramita de apio, las espinas del rodaballo, aceite de oliva.
Calorías 82 kcal / 100gr
Proteína 16.5 gr / 100gr
Grasa 1.7 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

El rodaballo es un pescado semigraso de carne blanca y sabrosa. Hoy lo acompañamos con una salsa de vermú muy agradable. Esperemos que os guste!

Rodaballo frío al vermú

 Así lo cocinamos

Comienza preparando el caldo: Calienta aceite en una olla y, cuando éste se encuentre bien caliente, añade las espinas del rodaballo. Deja que se doren bien, e incorpora la zanahoria, el apio y la cebolla, todo ello troceado. Rehoga durante 5 minutos y vierte la mitad del vermú y el agua. Salpimenta y deja cocer a fuego muy suave durante 20 minutos. Transcurrido este tiempo,  pasa el caldo por un colador chino y reserva.
Sazona los filetes de rodaballo, enróllalos sobre sí mismos y disponlos en una fuente refractaria untada con unas gotas de aceite. Cubre estos rollitos con el caldo reservado e introduce en el horno durante 15 minutos a 180ºC. Pasado este tiempo, saca del horno y deja enfriar.
Para la salsa, recupera el caldo, viértelo en un cazo y déjalo reducir a la mitad. Entonces, incorpora la nata y sigue cociendo a fuego suave hasta que esta última quede bien integrada en el caldo. Ahora añade a lo anterior la gelatina previamente hidratada en agua, removiendo hasta que se disuelva por completo. Pon a punto de sal y pimienta y pasa por el colador chino hasta obtener una salsa fina y homogénea. Coloca la salsa en un cuenco sobre unos cubitos de hielo y remueve de vez en cuando.
Cuando la salsa esté untuosa, empapa en ella los rollitos de rodaballo. Repite la operación un par de veces.
Sirve los rollitos en el plato y acompaña con unas hojas de lechuga aliñadas y un poco de huevo cocido y picado alrededor.

 Trucos y Consejos

A la hora de añadir la gelatina a la salsa es importante que el conjunto no llegue a cocer, ya que la salsa adquiriría mal sabor.

 Información Nutricional

El rodaballo es un pescado semigraso que, por su textura, sabor y su fácil digestión, encaja en la dieta de las personas que tienen el estómago delicado, así como de aquellas que tienen exceso de peso, siempre que se cuide de no abusar de los condimentos grasos. Contiene vitamina B9, presente en mayor cantidad que en la mayoría de pescados. Esta vitamina es sensible al calor, por lo que durante el cocinado se reduce su presencia de forma notable.
Respecto a los minerales, destacan el potasio, el fósforo, el magnesio, el sodio y el hierro.
Hay que tener en cuenta que la salsa que acompaña a nuestro rodaballo está elaborada con nata, que va a elevar considerablemente el valor calórico del plato.
 

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina