Si añades un poco de pimienta a la preparación del relleno, ayudará a potenciar el sabor
4 puerros
200 gr. de salmón
2 láminas de hojaldre
250 ml. nata líquida
150 gr. de gambas
aceite
sal y huevas de caviar.
Calorías 191 kcal / 100gr
Proteína 20.6 gr / 100gr
Grasa 12 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Volvemos de nuevo con un plato rápido, como se requiere en estos días de calor, en los que no apetece pasar mucho tiempo en la cocina, pero con el que se obtendrá muy buen resultado.

Rollitos de salmón crujientes

 Así lo cocinamos

Picamos los puerros y los pasamos por la sartén con un poco de aceite hasta que se pochen. Añadimos las gambas peladas y troceadas, así como el salmón también troceado. Ponemos un poco de sal y añadimos la nata líquida.

Ahora hay que estirar la lámina de hojaldre para introducir el relleno de puerros y salmón. Lo cortamos y cerramos haciendo rollitos pequeñitos y lo metemos en la sartén para freír con abundante aceite.

Para presentar, colocamos los rollitos apoyándolos en la base, aprovechando el hueco que se forma en la otra punta para colocar un poco de huevas de caviar. Adornar con unas hojitas de perejil.

 Trucos y Consejos

Si añades un poco de pimienta al preparado del relleno, ayudará a potenciar el sabor.

 Información Nutricional

El salmón es un pescado azul muy rico en ácidos grasos. Estos ácidos grasos, popularmente conocidos como omega 3, nos van a ayudar a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre. El salmón es además muy rico en proteínas de alto valor biológico y en minerales, como el hierro.

Los puerros aportan vitaminas, minerales, fibra y compuestos antioxidantes.

La nata que completa el relleno va a enriquecer el plato con proteínas, pero también con grasa y calorías.

En cuanto a los hongos, van a enriquecer el plato con una buena cantidad de fibra y potasio. Además, son muy pobres en sodio y contienen poquísimas calorías. Por último, los ajos frescos contienen sustancias bactericidas y cardiosaludables. Aportan vitaminas B y C y ácido fólico, esencial para las mujeres embarazadas.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina