Para aportarle más sabor, cuece el romanesco con una pizca de sal, pimienta y un chorrito de aceite de oliva.
1 kg. de romanesco
4 dientes de ajo
1 rebanada de pan
1 cucharadita de pimentón
aceite de oliva
vinagre
agua y sal
Calorías 32 kcal / 100gr
Proteína 2.4 gr / 100gr
Grasa 0 gr / 100gr
Hidratos de carbono 5.4 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

En esta receta utilizamos el romanesco, de la familia de las coles, para prepara un sencillo y delicioso plato. Merece la pena probarlo.

Romanesco esparragado

 Así lo cocinamos

En una sartén con aceite ponemos a freír el pan y dos ajos enteros pero sin piel hasta que doren.

En el mortero ponemos la rebanada de pan frito, los dos dientes de ajo fritos y los dos dientes de ajo que hemos dejado crudos (sin piel). Agregamos un poco de vinagre y sal. Majamos muy bien, añadiendo un poco de agua a la masa. Reservamos la mezcla.

Colocamos el romanesco troceado y cocido previamente en la sartén de la fritura anterior con el aceite sobrante y lo rehogamos durante un cuarto de hora.

Añadimos el pimentón y rehogamos un minuto más. Seguidamente incorporamos a la sartén el contenido del mortero.

Removemos un poco y dejamos cocer a fuego medio durante 15-20 minutos más.

Dejamos reposar unos minutos el romanesco esparragado y servimos.

 Trucos y Consejos

Para aportarle más sabor, cuece el romanesco con una pizca de sal, pimienta y un chorrito de aceite de oliva.

 Información Nutricional

El romanesco tiene un aspecto extraordinario. Verde lima y con los pedúnculos creciendo de forma cónica y fractal. Esto lo hace muy vistoso a la hora de preparar cualquier receta con él.

El romanesco, como su hermana la coliflor, tiene unas propiedades alimenticias muy buenas. A pesar de tener una buena cantidad de fibra, no es especialmente rico en ella, de hecho, es muy rico en pectinas, por lo que sirve para hacer purés extraordinariamente finos y cremosos.

Además, tiene mucho contenido en vitamina C, ácido fólico y minerales como el potasio y el fósforo. Es el menos flatulento de la familia, por lo que se digiere bastante mejor que la coliflor.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina