Esta receta suma las propiedades beneficiosas de la dieta mediterránea en cada uno de sus ingredientes, ya que se elabora con hortalizas frescas y pan, todo ello aderezado con aceite de oliva y vinagre de Jerez
Para el salmorejo: 1 kg. de tomates pera, 150 gr. de aceite de oliva, ½ diente de ajo, 1 yema de huevo cocida, 100 gr. de pan del día anterior, vinagre de Jerez y sal. Para la guarnición: 1 lata de pimientos del piquillo y 200 gr. de bonito ahumado.
Calorías 23 kcal / 100gr
Proteína 0.8 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 3.5 gr / 100gr
Índice glucémico 30

Este plato, está cocinado con una base de Sopas y cremas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Primavera / Verano, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

De origen cordobés, el salmorejo es, casi con toda seguridad, la elaboración más popular de esta capital andaluza. Es un plato muy sabroso y refrescante, ideal para consumirlo en verano como entrante o como acompañamiento de carnes y pescados.

 Así lo cocinamos

Lo primero que haremos será lavar los tomates y triturarlos con la ayuda de una batidora (puedes emplear también la Thermomix o un vaso americano).
Una vez tengas los tomates bien triturados, incorpora el pan, el ajo, el aceite de oliva, el vinagre y la sal. Trituramos hasta conseguir una mezcla homogénea y añadimos la yema de huevo cocida. Trituramos por última vez y pasamos por un chino para obtener así un salmorejo mucha más suave. Reservamos en el frigorífico durante un mínimo de 1 hora.
Mientras se enfría el salmorejo, confitamos los pimientos del piquillo: Lamina un diente de ajo y sofríelo en una sartén con 3 cucharadas de aceite de oliva. Cuando el ajo comience a dorar, añade los pimientos con su jugo y una cucharada de azúcar. Deja cocer a fuego suave durante 30 minutos.

 Trucos y Consejos

Una vez el salmorejo esté bien frío, sírvelo en cuencos individuales y acompáñalo con los pimientos confitados y unos taquitos de bonito ahumado. Por último, rocíalo con unas gotas de aceite de oliva. También puedes acompañar este salmorejo con bacalao ahumado, unas lonchas de jamón ibérico, huevo cocido, o cualquier otra guarnición que se te ocurra.

 Información Nutricional

Esta receta suma las propiedades beneficiosas de la dieta mediterránea en cada uno de sus ingredientes, ya que se elabora con hortalizas frescas y pan, todo ello aderezado con aceite de oliva y vinagre de Jerez.
Posee tan solo 70 kcal. /100 ml., y presenta un aporte en hidratos de carbono (7,05 gr./100 ml) y proteínas (0,98gr. /100 ml.) muy equilibrado, lo que permite incluir esta receta dentro de una alimentación saludable.
En esta ocasión, hemos acompañado nuestro salmorejo con una guarnición de pimientos del piquillo y bonito ahumado. Los primeros son una excelente fuente de vitamina C, y su característico color rojo se debe a la alta presencia en su composición del licopeno, un pigmento al cual se le atribuyen beneficiosas propiedades antioxidantes. En cuanto al bonito, al igual que todo pescado azul, va a enriquecer el plato con una buena cantidad de Omega 3, que nos va a proteger contra las enfermedades cardiovasculares.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina