Corta las sardinas en cuatro trozos y sírvelas así.
1 kilo de sardinas, aceite de oliva, 2 naranjas, 1 limón, medio vaso de vino blanco, tomillo, sal y pimienta. Para la gelatina de verduras: 5 zanahorias, 2 calabacines, 2 patatas, 250 ml. de caldo de pescado y 3 hojas de gelatina.
Calorías 157 kcal / 100gr
Proteína 18 gr / 100gr
Grasa 9.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Hoy te proponemos una receta muy original, perfecta para los amantes de las sardinas.

 Así lo cocinamos

Vamos a comenzar haciendo un marinado para las sardinas: limpiamos las sardinas (o bien las compramos limpias en la pescadería) y las abrimos por la mitad. Les quitamos la espina central. Las ponemos en una bandeja.
Exprimimos los cítricos y regamos las sardinas con su jugo. Incorporamos el vino blanco, las cortezas del limón y de la naranja, sal, pimienta y tomillo, al gusto. Dejamos marinando un día entero. Pasado ese tiempo, regamos las sardinas con aceite.
Ahora le toca el turno a la gelatina de verduras. Pelamos y cortamos las verduras en taquitos. Cocemos todas las verduras (por separado) en agua con una pizca de sal. Dejamos que se enfríen y las escurrimos.
Ponemos a hidratar la gelatina en agua fría y, mientras, hervimos el caldo de pescado. Incorporamos la gelatina al caldo y disolvemos bien. Ahora, agregamos las verduras y rectificamos de sal. En un molde colocamos una capa de gelatina de verduras y otra de sardinas bien escurridas. Dejamos en la nevera hasta que se gelatinice todo. Volvemos a añadir otra capa de verduras y sardinas. Lo volvemos a introducir en la nevera y ¡listo!

 Trucos y Consejos

Corta las sardinas en cuatro trozos y sírvelas así.

 Información Nutricional

El ingrediente protagonista de esta receta es la sardina, un pescado perteneciente a la familia de los pescados azules que destacan por ser una inagotable fuente de Omega 3, un ácido graso que nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, pues reduce los niveles de colesterol en sangre. La sardina contiene además una buena cantidad de proteínas de gran valor biológico, así como vitaminas A, D, B2, B3 y minerales muy diversos, como el sodio, el fósforo, el magnesio, el hierro y el calcio.
En cuanto a las verduras una importante cantidad de vitaminas, minerales, fibra y compuestos antioxidantes.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina