La sardina es una fuente inagotable de Omega 3
1 kilo de sardinas medianas
2 dientes de ajo
2 hojas de laurel
1 guindilla
1 cucharadita de pimentón dulce
½ cucharadita de pimentón picante
1 vaso de vino blanco seco
el zumo de un limón
1 dl. de vinagre de sidra
2 dl. de aceite de oliva virgen extra y sal.
Calorías 157 kcal / 100gr
Proteína 18 gr / 100gr
Grasa 9.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

A continuación os enseñamos a preparar vuestras propias sardinas en escabeche, una receta muy sencilla y una estupenda manera de conservar este saludable pescado azul.

Sardinas en escabeche

 Así lo cocinamos

Limpia las sardinas baja el grifo, retirando para ello las cabezas, las vísceras y las escamas.
Una vez las tengamos bien limpias, sécalas con papel de cocina, sálalas en su interior y colócalas en una bandeja de horno para reservarlas en el frigorífico.
Prepara el escabeche: Mezcla los dientes de ajo laminados, el zumo de limón, el vinagre, el aceite de oliva, el laurel y los pimentones.
Con el escabeche conseguido cubriremos las sardinas, tapamos con papel de aluminio e introducimos en el frigorífico durante 2 horas.
Transcurridas las 2 horas, horneamos las sardinas con la mitad del escabeche a 200ºC durante 10 ó 15 minutos.
El escabeche restante lo reduciremos en un cazo hasta que quede bien ligado.
Sirve las sardinas horneadas y salseadas con el escabeche reducido.

 Trucos y Consejos

Estas sardinas quedan muy bien si las sirves como aperitivo, presentadas sobre tostaditas e pan tostado untado con ajo, tomate rallado y sal.

 Información Nutricional

El ingrediente estrella de este original plato es la sardina, un pescado perteneciente a la familia de los pescados azules. Éstos destacan por ser una inagotable fuente de Omega 3, un ácido graso que nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, pues reduce los niveles de colesterol en sangre.
La sardina contiene además una buena cantidad de proteínas de gran valor biológico, así como vitaminas A, D, B2, B3 y minerales muy diversos, como el sodio, el fósforo, el magnesio, el hierro y el calcio.

Datos nutricionales de la sardina:

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina