Las sardinas son muy ricas en Omega 3, un ácido graso que nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, ya que reduce los niveles de colesterol en sangre
8 sardinas
el zumo de un limón
la piel de una naranja
1 cucharada de azúcar
4 cucharadas de vinagre blanco
2 tomates rojos
unas hojas de albahaca
aceite de oliva
sal y pimienta negra recién molida.
Calorías 157 kcal / 100gr
Proteína 18 gr / 100gr
Grasa 9.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Ensaladas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

En la siguiente receta de hoy os presentamos unas sardinas marinadas con tomate y albahaca, un plato delicado y muy nutritivo que nos va a permitir beneficiarnos de las saludables propiedades que caracterizan al pescado azul.

Sardinas marinadas con tomate y albahaca

 Así lo cocinamos

Lo primero que haremos será limpiar bien las sardinas, retirando las vísceras y la cabeza. Con un cuchillo pequeño corta la panza hasta llegar a la cola y ábrelas para retirar la espina central y separarlas en lomos. Ahora lávalas bajo el grifo, sécalas y colócalas en una fuente con la carne hacia abajo.
En un bol, mezcla el zumo de limón con el azúcar, la piel de naranja, la sal, la pimienta y el vinagre. Mezcla bien hasta disolver el azúcar.
Vierte la marinada sobre los lomos de sardina, tapa con film transparente y reserva en el frigorífico durante al menos 2 horas.
Corta el tomate en rodajas de un centímetro de grosor y dispón sobre éstas los lomos de sardina ya marinados.
Aliña con una vinagreta tradicional y acompaña con unas hojas de albahaca.

 Trucos y Consejos

Ten en cuenta que cuanto más tiempo reposen las sardinas en el frigorífico más sabrosas resultarán.

 Información Nutricional

El ingrediente estrella de este original aperitivo es la sardina, un pescado perteneciente a la familia de los pescados azules. Éstos destacan por ser una inagotable fuente de Omega 3, un ácido graso que nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, pues reduce los niveles de colesterol en sangre.
La sardina contiene además una buena cantidad de proteínas de gran valor biológico, así como vitaminas A, D, B2, B3 y minerales muy diversos, como el sodio, el fósforo, el magnesio, el hierro y el calcio.
También debemos destacar la presencia de tomate en esta receta. Éste se caracteriza por ser muy rico en licopeno, pigmento carotenoide que le confiere su color rojo y que goza de beneficiosas propiedades antioxidantes.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina