Si queremos que la salsa quede más espesa, podemos añadir un poco más de harina, o más caldo o agua si, por el contrario, la queremos más líquida.
4 solomillos de buey, 50 gr. de cebollitas francesas, 50 gr. de espárragos verdes, 1 calabacín, 50 gr. de zanahorias, 50 gr. de brócoli, sal, pimienta y aceite de oliva. Para la salsa: 1 cebolla, 1 puerro, 1 zanahoria, 3 dientes de ajo, 2 cucharadas de harina de maíz, ½ l. de caldo de carne, ½ l. de vino tinto, aceite de oliva y sal.
Calorías 104 kcal / 100gr
Proteína 18.2 gr / 100gr
Grasa 3.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Un exquisito solomillo de buey en salsa es nuestra sugerencia de hoy como plato principal.

 

 

Solomillo de buey con salsa de vino tinto y verduras salteadas

 Así lo cocinamos

Para elaborar la salsa, troceamos las verduras y las rehogamos en una cacerola con un poco de aceite de oliva. Añadimos la harina y un poco de sal y seguimos rehogando unos minutos. Regamos con el vino tinto y cocinamos hasta que reduzca y se evapore el alcohol. Retiramos del fuego y pasamos la salsa por un chino o, directamente, por la batidora. La volvemos a poner al fuego y añadimos el caldo de carne, dejando que hierva unos minutos.

Mientras tanto, salpimentamos los solomillos y los pasamos a la plancha hasta que estén dorados por fuera pero tiernos por dentro. Los incorporamos a la salsa y le damos un último hervor para que la carne se impregne del sabor de la salsa.

Por último, pelamos y troceamos las verduras para el acompañamiento y las hervimos, por separado, en agua con sal. Las escurrimos y las salteamos en una sartén con un poco de aceite de oliva durante unos minutos.

Servimos el solomillo de buey regado con la salsa y acompañado por las verduras salteadas.

 

 Trucos y Consejos

Si queremos que la salsa quede más espesa, podemos añadir un poco más de harina, o más caldo o agua si, por el contrario, la queremos más líquida.

 Información Nutricional

Como norma general, se le llama buey al animal bovino castrado que tiene unos tres o cuatro años, o en el caso de ser hembra, cuando no ha sido fecundada. Las diferencias que presenta esta carne con la de ternera son considerables: es mucho más roja, pastosa y compacta. Además, es una carne muy rica en proteínas, y nos aporta una gran cantidad de aminoácidos esenciales que son necesarios para nuestro organismo. La carne de buey contiene también un gran valor nutritivo, ya que posee una gran cantidad de sales minerales como el potasio, el fósforo o el magnesio, y es muy rica en vitamina B12.

Datos nutricionales de la carne de buey:

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina