El roquefort y la nata aportan calcio, pero también una cantidad importante de grasa y calorías
4 porciones de solomillos de ternera. 4 cucharadas de aceite de oliva y sal. Salsa roquefort: 250 gr. de nata líquida para cocinar, 150 gr. de queso roquefort. Para la guarnición: 250 gr. de champiñones pequeños frescos, ¼ de cebolla, 2 dientes de ajo, 4 cucharadas de aceite de oliva y sal.
Calorías 103 kcal / 100gr
Proteína 20 gr / 100gr
Grasa 2.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Para elaborar la salsa, ponemos a calentar la nata líquida y el queso roquefort en un cazo a fuego suave. De vez en cuando le damos vueltas al queso para que éste no se pegue en el fondo del cazo.

Solomillo de ternera con salsa de roquefort y champiñones

 Así lo cocinamos

Se deja cocinar hasta que la salsa adquiera la densidad deseada. Se debe tener en cuenta que, cuando se enfría, la salsa tiende a quedar más espesa. Si hiciera falta, ponemos la salsa a punto de sal. Finalmente, le damos una pizca de brillo con una cucharada de aceite de oliva, que removeremos en la salsa para que ésta adquiera homogeneización.
Guarnición:
Limpiamos los champiñones y les cortamos el pie (elegiremos champiñones pequeños). Cortamos el ajo y la cebolla en brounoisse (cuadraditos pequeños) y los sofreímos en una sartén. Cuando estén dorados, añadimos los champiñones con un poco de sal y un chorrito de vino blanco. Tapamos la sartén y dejamos que se cocinen durante 15 minutos a fuego suave. Finalmente, espolvoreamos con un poco de perejil picado y reservamos la guarnición hasta el momento de servir.
Cocinamos vuelta y vuelta (un minuto por cada lado) los solomillos en una sartén antiadherente caliente. Los ponemos a punto de sal cuando estén cocinados y no antes, para así evitar la perdida de jugos de la carne.
Servimos los solomillos acompañados de los champiñones y de la salsa en un lado del plato. El resto de la salsa se introducirá en una salsera aparte. Esto es debido a que la salsa roquefort es muy fuerte y no a todas las personas les gusta en la misma cantidad. Se recomienda, por tanto, que cada persona salsee el plato a su gusto.

 Información Nutricional

El solomillo de ternera es una carne poco calórica, jugosa y magra, de agradable textura y sabor. El roquefort y la nata aportan calcio, pero también una cantidad importante de grasa y calorías. Los champiñones, como todas las setas, contiene mucha aua y sustancias antioxidantes. Desde el punto de vista culinario, su sabor se complementa a la perfección con prácticamente todo tipo de carnes.

 

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina