El solomillo de cerdo es una buena fuente de proteínas de alto valor biológico y, si lo comparamos con otras partes de este animal, su contenido graso es muy bajo
800 gr. de solomillo de cerdo ibérico cortado en porciones de 200 gr. cada una, 3 patatas. Para la salsa de cabrales: 100 gr. de queso Cabrales, 1 dl de nata líquida, 1 dl de leche, perejil y 2 cucharadas de aceite de oliva.
Calorías 158 kcal / 100gr
Proteína 22.3 gr / 100gr
Grasa 7.6 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

A continuación os cocinamos un solomillo de cerdo ibérico con salsa de Cabrales, una receta muy fácil de preparar y que nos va a aportar una buena cantidad de proteínas. Merece la pena que uses queso de Cabrales y no otro cualquiera, notarás la diferencia.

Solomillo ibérico con salsa de queso Cabrales

 Así lo cocinamos

La salsa de Cabrales: En un cazo pequeño derretimos el queso junto con un decilitro de nata líquida. Dejamos hervir durante 5 minutos y añadimos, justo al final, sal al gusto y perejil picado.
Cocina el solomillo a fuego fuerte en una sartén amplia con unas gotas de aceite de oliva.
Una vez haya alcanzado el punto deseado (esta carne, aún siendo cerdo, no combiene hacerla demasiado) retira el solomillo de la sartén, emplátalo y acompaña con la salsa de cabrales y unos dados de patata frita.

 Trucos y Consejos

Para equilibrar el menú, la mejor opción es tomar primero un buen plato de ensalada variada vegetal o de verduras, que además van a enriquecer el plato con hidratos de carbono, vitaminas, minerales y fibra.

 Información Nutricional

El solomillo, debido a su suave sabor y textura es una de las carnes más valoradas.
Es además una buena fuente de proteínas de alto valor biológico y, si lo comparamos con otras partes del cerdo, su contenido graso es muy bajo.

En este caso, hemos acompañado el solomillo con una salsa de queso de Cabrales, la cual va a elevar el valor energético final de la receta. Lo bueno que tiene esta salsa es su aporte extra de calcio, fósforo y vitaminas A y D, nutrientes sobresalientes en el queso. Como contrapartida, este tipo de queso concentra mucho sodio, por lo que no será preciso sazonar la carne ni la salsa.
El sabor del queso de Cabrales puede resultar demasiado fuerte para los niños o para quienes tienen el estómago delicado, por lo que se puede sustituir por otro tipo de queso más suave.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina