A la hora de servir podemos incorporar por encima de nuestra sopa de alcachofas un poco de pan frito en pequeños trozos y un huevo duro cortado en pequeñas porciones.
¼ kg. de patatas
3 alcachofas
1 puerro
1 l. de caldo
leche
2 cucharadas de aceite de oliva y sal
Calorías 44 kcal / 100gr
Proteína 2.3 gr / 100gr
Grasa 0.1 gr / 100gr
Hidratos de carbono 3 gr / 100gr
Índice glucémico 20

Este plato, está cocinado con una base de Sopas y cremas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Si quieres preparar una sopa sabrosa y saludable, prueba con esta sopa de alcachofas, es toda una delicia.

Sopa de alcachofas

 Así lo cocinamos

Preparamos las verduras. Limpiamos las alcachofas de manera que les quitamos las hojas de fuera y nos quedamos con el corazón, el cual troceamos. Pelamos las patatas y el puerro y los troceamos en pedazos pequeños.

En una olla echamos el aceite, en el que rehogaremos el puerro, las patatas y las alcachofas. Incorporamos el caldo y dejamos en cocción durante unos treinta minutos.

Una vez que los ingredientes estén en su punto, sazonaremos y dejaremos reposar unos cinco minutos.

Procederemos a pasar todo por un pasapurés, al que iremos incorporando poco a poco la leche y la sal.

 Trucos y Consejos

A la hora de servir podemos incorporar por encima de nuestra sopa de alcachofas un poco de pan frito en pequeños trozos y un huevo duro cortado en pequeñas porciones.

 Información Nutricional

La alcachofa es un componente habitual de la dieta mediterránea. Es un alimento que proporciona muy pocas calorías, pero que además tiene otras virtudes como la de regular el nivel de colesterol y estar indicado para personas con problemas circulatorios o de corazón.

La alcachofa posee una cantidad escasa de calorías, pero es una de las hortalizas más ricas en fibra de nuestras huertas, aportándonos así una sensación de plenitud tras la comida, sin olvidar los beneficios digestivos que nos aporta dicha fibra, regulando el tránsito intestinal.

Entre las cualidades de la alcachofa, su parte comestible proporciona un 12% de glúcidos, cuya sexta parte la constituye un azúcar muy peculiar, la inulina, que la toleran muy bien los diabéticos, por lo que se considera un magnífico alimento para ellos. También favorece el metabolismo de las grasas, contribuyendo a la regulación de las funciones hepáticas.

La dieta de la alcachofa está considerada como una dieta depurativa. El efecto diurético otorgado por uno de sus componentes, la cinarina, y el ligero efecto laxante que provoca el magnesio presente en esta flor, hacen que resulte un alimento recomendable para la eliminación de líquidos y grasas de nuestro organismo.

El mineral más abundante en esta flor es el potasio, pero también destaca la alcachofa por ser una hortaliza rica en magnesio, fósforo y calcio, minerales beneficiosos para el sistema nervioso que se ven reforzados por la presencia de vitamina B1, vitamina A, y C.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina