Las alcachofas son ricas en sustancias que estimulan la función de la vesícula biliar, mejorando la digestión y evitando la síntesis endógena de colesterol
2 kg. de alcachofas
2 puerros
5 l. de agua mineral
200 ml. de nata
aceite de oliva
sal y pimienta.
Calorías 120 kcal / 100gr
Proteína 7.2 gr / 100gr
Grasa 3 gr / 100gr
Hidratos de carbono 14.1 gr / 100gr
Índice glucémico 35

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Otoño / Invierno, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

La palabra alcachofa parece que deriva de un término árabe que significa “lengüetas de la tierra”, en referencia a sus singulares hojas. Esta planta destaca por su elevado contenido en hidratos de carbono y fibra, nutrientes que le confieren un alto poder saciante y que favorecen el tránsito intestinal.
Hoy la cocinamos de una manera muy sencilla, en forma de sopa, que nos va a permitir beneficiarnos de las saludables propiedades que caracterizan a esta peculiar flor.

Sopa de alcachofas

 Así lo cocinamos

Pica los puerros y sofríelos en una cazuela con un poco de aceite de oliva. Una vez los puerros estén bien pochados, incorpora las alcachofas, las cuales habremos limpiado y troceado previamente.
Salpimenta y rehoga el conjunto a fuego fuerte durante un par de minutos.
Ahora vierte en la cazuela el agua mineral y la nata.
Pon a punto de sal y deja cocer a fuego suave durante 10 minutos.
Transcurrido el tiempo de cocción, tritura la sopa hasta que quede bien fina.
Sirve al momento y acompaña con unos costrones de pan.

 Trucos y Consejos

Para que la sopa quede aún más suave, pásala por un colador fino tras triturarla. Con ello conseguiremos eliminar los restos de fibra que hayan permanecido en la sopa.

 Información Nutricional

La alcachofa es un vegetal que destaca por su elevado contenido en hidratos de carbono y fibra, nutrientes que le confieren un alto poder saciante y que favorecen el tránsito intestinal. Además de minerales como el potasio y el fósforo, y vitaminas B1 y B3, las alcachofas son ricas en sustancias que estimulan la función de la vesícula biliar, mejorando la digestión y evitando la síntesis endógena de colesterol.
La nata presente en la sopa enriquecerá la receta con proteínas, grasas y minerales.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina