Si quieres una sopa más ligera, no añadas el queso rallado.
1 l. de caldo de verduras, una col pequeña (verde o lombarda), un trozo de pan del día anterior, 100 gr. de queso rallado, aceite de oliva y sal. Para el caldo de verduras: 1,5 l. de agua, 1 hueso de jamón, 1 cebolla, 1 zanahoria, 1 tomate pequeño, 1 puerro, 1 trozo de apio, perejil y sal.
Calorías 28 kcal / 100gr
Proteína 2.4 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.3 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Sopas y cremas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Otoño / Invierno, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Para combatir el frío, nada mejor que una buena sopa, como ésta de col que os proponemos hoy.

Sopa de col

 Así lo cocinamos

Para la elaboración del caldo de verduras ponemos todos los ingredientes en crudo en una olla.

Dejamos cocer a fuego lento durante una hora. Apartamos y tamizamos en un chino.

Una vez listo, picamos la col y la ponemos a cocer en el caldo de verduras con un chorreón de aceite y un poco de sal.

Cuando la col esté casi tierna, agregamos el queso rallado y continuamos la cocción hasta que funda.

Cortamos el pan en finas rebanadas que agregamos a la sopa. Dejamos cocer cinco minutos más. Apartamos y servimos inmediatamente.

 Trucos y Consejos

Si quieres una sopa más ligera, no añadas el queso rallado.

 Información Nutricional

La col posee gran cantidad de vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales. Destaca su importante aporte en vitamina C, por lo que resulta un alimento ideal para casos de crecimiento o convalecencia.

También es rica en vitaminas A y E, además de ser un magnífico antioxidante, lo que le confiere propiedades terapéuticas frente a muchas enfermedades cardiovasculares, resultando particularmente indicada en el cuidado de la salud de las arterías y del corazón.

La col también es rica en vitaminas del grupo B, que resultan necesarias para mantener a punto el sistema nervioso, así como en ácido fólico, lo que la hace particularmente indicada para personas sometidas a situaciones de estrés.

Su aporte calórico es bajo, debido a una elevadísima proporción de agua. Por el contrario, su elevada proporción de potasio favorece la diuresis o eliminación de líquidos, convirtiéndose en un interesante recurso para dietas de adelgazamiento.

Es recomendable durante el embarazo y para aquellas personas que presenten cuadros de osteoporosis y menopausia, ya que contiene mucho calcio.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina