Los espárragos blancos contienen menor cantidad de vitaminas que los verdes
1 lata de espárragos blancos grandes
1 lata de anchoas del Cantábrico en aceite de oliva
250 ml. de agua
3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen
1 cucharada sopera de vinagre de Jerez
una pizca de sal
unas hojitas de hierbabuena para decorar.
Calorías 19 kcal / 100gr
Proteína 1.8 gr / 100gr
Grasa 0.3 gr / 100gr
Hidratos de carbono 1.5 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Primavera / Verano, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Comenzamos el día con una refrescante sopa de espárragos blancos con anchoas, una receta sencilla y elegante que podrás servir tanto como entrante como primer plato.

 Así lo cocinamos

Reserva unas yemas de espárrago para el emplatado. El resto de espárragos los trituraremos junto con el agua, el aceite y el vinagre.
Una vez triturado todo, pásalo por un colador fino para así conseguir una sopa más suave.
Pon a punto de sal, tapa con film transparente y reserva en el frigorífico durante un mínimo de 2 horas.
Escurre bien los lomos de anchoa y córtalos en una juliana muy fina.
Cuando la sopa esté bien fría, sírvela en un plato hondo con las yemas de espárrago que teníamos reservadas.
Por último, introduce en la sopa la juliana de anchoas, rocía con unas gotas de aceite de oliva y decora con unas hojitas de hierbabuena.

 Trucos y Consejos

Si lo deseas, puedes añadir a la sopa el líquido de la lata, que potenciará el sabor del plato.

 Información Nutricional

Los espárragos blancos, protagonistas de esta deliciosa sopa que acabamos de preparar, contienen menor cantidad de vitaminas que los verdes, sobre todo si se toma como referencia su aporte de folatos y de vitamina C. También poseen menos asparragina, sustancia que forma parte de su aceite esencial volátil y responsable de su particular sabor. Por otra parte, los espárragos en conserva contienen menos minerales debido al tratamiento que sufren para su procesado, salvo de sodio, ya que se añade sal (cloruro sódico) como conservante.
En cuanto a las anchoas, son pescados azules, y como tales, van a aportarnos una buena cantidad de ácidos grasos Omega 3, fundamentales para controlar los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina