Como el marisco no es un alimento muy graso y la ración de de éste por persona es pequeña, se trata de un plato de bajo contenido calórico
20 mejillones
1 cebolla mediana
3 cucharadas de aceite
2 puerros gruesos
2 tomates medianos
250 gr. de arroz
1 clavo
1 ramita de perejil
1 hoja de laure
1 pellizco de pimienta negra y azafrán.
Calorías 68 kcal / 100gr
Proteína 10 gr / 100gr
Grasa 2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.3 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Esta sopa de mejillones, además de estar deliciosa y de ser muy nutritiva, posee un alto poder reconstituyente y saciante. Es un plato ideal para entonar el cuerpo en los fríos días de invierno.

Sopa de mejillones

 Así lo cocinamos

Limpia bien los mejillones y ábrelos al vapor, es decir, con su propia agua.
Retira la carne y resérvala.
Pasa ahora el caldo de la cocción de los mejillones por un colador fino y resérvalo también.
Pica en brunoise la cebolla y la parte blanca de los puerros y fríe en el aceite hasta que comiencen a tomar color.
Agrega los tomates pelados y cortados en trozos. Cuatro minutos más tarde, incorpora 1 litro y ½  de agua hirviendo.
Condimenta con el clavo, el perejil, y la hoja de laurel.
Cuando comience a hervir de nuevo, añade el arroz mezclándolo bien.
Baja un poco el fuego y condimenta con la pimienta y el azafrán. A continuación, deja cocer el arroz y, una vez esté hecho, retira el ramito de perejil y la hoja de laurel.
Por último, agrega la carne de los mejillones y el líquido de su cocción para dejar cocer  durante 2 minutos más.
Sirve en boles individuales acompañando con unas brochetas montadas con algunos mejillones que habremos reservado.
Espolvorea con perejil picado.

 Trucos y Consejos

Si te gusta el pique, añade a la sopa media puntita de guindilla cayena… le irá genial!

 Información Nutricional

Las sopas entonan el estómago, son de fácil digestión y contribuyen a hidratar nuestro organismo.
En el momento en que añadimos alimentos de origen animal, como en este caso los mejillones, la sopa se enriquece en proteínas de alto valor nutritivo y otros nutrientes como el yodo que están presentes en el pescado y el marisco.
Las verduras aportan a esta receta sobre todo minerales y vitaminas, si bien estas últimas se pierden en parte con la cocción.
Como el marisco no es un alimento muy graso y la ración de de éste por persona es pequeña, se trata de un plato de bajo contenido calórico, muy adecuado para todas las edades y, en especial, para quienes deben llevar a cabo una dieta de control de peso o de bajo contenido graso y para las personas mayores, a quienes con mucha frecuencia resulta difícil que consigan una adecuada hidratación.
No obstante conviene tener presente que los mejillones contienen purinas que se convierten en ácido úrico en el organismo empeorando la situación clínica de las personas que sufran de gota o hiperuricemia.

Datos nutricionales de los mejillones:

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina