Para una sopa más suave, retira los ingredientes sólidos después de la cocción, pásalos por la batidora, después por un chino, y añádelos de nuevo a la olla.
1 zanahoria
1 patata
1 puerro
½ coliflor pequeña
1 pimiento rojo pequeño
1 tomate
1 apio
1 cebolla
50 grs. de almendras
250 grs. de carne de pollo
1 hueso de jamón
2 huevos duros
2 l. de agua y sal
Calorías 610 kcal / 100gr
Proteína 18.7 gr / 100gr
Grasa 54 gr / 100gr
Hidratos de carbono 5.3 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Hoy os proponemos una saludable sopa de verduras con el toque especial de los frutos secos. Esperamos que la disfrutéis.

Sopa de verduras con almendras

 Así lo cocinamos

En una olla ponemos a calentar el agua con el hueso de jamón, la carne, el tomate y la sal. Dejamos cocer durante una hora y media.

Pasado este tiempo, retiramos la carne, que reservamos, incorporamos las verduras troceadas y dejamos cocer a fuego lento durante veinte minutos más. Picamos la carne y la agregamos a la olla.

Finalmente agregamos los huevos duros picados y las almendras trituradas previamente en el mortero.

Dejamos cocer la sopa de verduras con almendras dos minutos más y servimos.

 Trucos y Consejos

Para una sopa más suave, retira los ingredientes sólidos después de la cocción, pásalos por la batidora, después por un chino, y añádelos de nuevo a la olla.

 Información Nutricional

La gran diversidad de especies vegetales, que representan diferentes partes de las plantas (raíces, bulbos, tallos, hojas, flores y frutos) y momento de recolección, hacen que su composición nutricional sea muy variable.

En general, las verduras destacan por su alta hidratación (80-90% de agua), por lo tanto, una de sus principales funciones nutricionales es aportar agua a nuestro organismo. El contenido calórico es bajo, en parte por el escaso contenido en grasas, proteínas e hidratos. Pero son fuente importante de vitaminas, minerales y fibra.

La cocción mejora su digestibilidad y la biodisponibilidad de los compuestos liposolubles como los carotenos, pero provoca pérdidas de nutrientes, ya que parte de las vitaminas y minerales pasan al medio de cocción. Para evitar dichas pérdidas se recomienda seguir una serie de instrucciones como cocinarlas al horno, olla a presión o vapor y con su piel, cortarlas en grandes porciones y la cantidad de agua utilizada para la cocción deberá ser mínima y, siempre que sea posible, con el recipiente tapado.

Pueden estar presentes en nuestra dieta como plato principal o como acompañamiento. Se deben elegir frescas o ultracongeladas y, preferiblemente, se debe incluir una ración en crudo diariamente (ensalada, gazpacho, crudités…), para garantizar la ingesta o minimizar la pérdida de nutrientes.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina