El color anaranjado de la zanahoria se lo confiere un pigmento denominado betacaroteno
500 gr. de zanahorias
100 gr. de cebolla
1 hoja de laurel
100 gr. de fideos para sopa
4 cucharadas de aceite y sal.
Calorías 40 kcal / 100gr
Proteína 1.2 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 7 gr / 100gr
Índice glucémico 30

Este plato, está cocinado con una base de Sopas y cremas y pertenece a los platos de la cocina Vegetariana. Por regla general se consume, principalmente, durante Otoño / Invierno, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Primeramente lavaremos, pelaremos y trocearemos las zanahorias en rodajas.

Sopa de zanahoria

 Así lo cocinamos

Sofreímos ahora la cebolla en una cazuela con aceite de oliva. Una vez la tengamos bien pochada, añadiremos las rodajas de zanahoria y una hoja de laurel. Vertemos agua hasta cubrir las zanahorias y dejamos cocer durante media hora.
Cuando la zanahoria esté bien tierna, la trituramos con su caldo hasta obtener una sopa.
Sazonamos y añadimos los fideos. Ponemos de nuevo a hervir hasta que los fideos queden cocidos.
Servir caliente.

 Información Nutricional

Las sopas son reconstituyentes y saciantes; los platos calientes sacian más que los que se toman templados o fríos. Entonan el estómago, son de fácil digestión y contribuyen a hidratar nuestro organismo. Las zanahorias son el ingrediente que destaca de la receta y el que le brinda al plato abundantes vitaminas, entre ellas el beta-caroteno o provitamina A, pigmento que les confiere el color naranja característico. Además, las zanahorias son fuente de vitamina E, folatos, vitamina B3, y minerales diversos como el potasio, calcio, fósforo y yodo. El consumo regular de zanahorias contribuye a cubrir las necesidades de vitamina A. El beta-caroteno o pro-vitamina A, tras ser absorbido en nuestro cuerpo se transforma en vitamina A o retinol; esencial para la visión, el buen estado de la piel, los tejidos y para el buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico. Además, como sustancia de acción antioxidante, al igual que la vitamina E, neutraliza los radicales libres, por lo que el consumo frecuente de zanahorias contribuye a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y de cáncer. Es una hortaliza que admite cualquier método culinario de preparación, pero es conveniente no cocinarla demasiado para que su sabor y valor nutritivo no se vean afectados. Además, cocinada y triturada como ingrediente de esta sopa es una manera fácil para que puedan consumir zanahorias las personas con dificultad para masticar. La zanahoria es una hortaliza astringente, por lo que esta sopa está especialmente indicada en caso de diarrea, y por tanto, estará contraindicada para tratar el estreñimiento. Al añadir fideos, el plato se enriquece ligeramente en calorías, en mayor cantidad cuanto mayor sea la cantidad de pasta añadida.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina