Las zanahorias son fuente de vitamina E, folatos, vitamina B3, y minerales diversos como el potasio, calcio, fósforo y yodo
½ kg. de zanahorias
4 huevos
100 ml. de nata líquida
2 cucharadas de salsa de tomate
100 gr. de jamón cocido
una nuez de mantequilla
sal y pimienta negra recién molida.
Calorías 40 kcal / 100gr
Proteína 1.2 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 7 gr / 100gr
Índice glucémico 85

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Cerramos hoy nuestro recetario con un original y vistoso suflé de zanahoria, una receta sencilla y nutritiva que resulta además perfecta para ofrecer a los más pequeños de la casa, los cuales no suelen hacer demasiadas migas con las verduras.

 Así lo cocinamos

Comenzamos la receta pelando las zanahorias para, acto seguido, trocearlas y cocerlas en una olla con agua hirviendo y una pizca de sal. Una vez cocidas, júntalas con la nata y tritúralas hasta conseguir una mezcla homogénea.
Separa las claras de los huevos de sus yemas. Las yemas las batiremos junto con la salsa de tomate. Una vez esté todo bien batido, incorpora el jamón cocido en daditos.
Junta las dos preparaciones anteriores y añade el resultado a las claras de huevo, que habremos montado previamente a punto de nieve. Pon a punto de sal y pimienta y vierte la masa obtenida en moldes individuales previamente engrasados con mantequilla.
Cocina los pastelitos en el horno, al baño María y a 170ºC, hasta que la superficie quede dorada y el interior cuaje.
Cuando los pastelitos estén listos, déjalos templar antes de desmoldarlos.

 Trucos y Consejos

Es importante que la incorporación de los ingredientes a las claras montadas se haga suavemente, empleando para ello movimientos envolventes. Con ello conseguiremos que el suflé quede bien esponjoso.
Podemos acompañar este suflé con una mayonesa casera.

 Información Nutricional

La zanahoria, ingrediente protagonista de esta receta, enriquece el suflé con abundantes vitaminas, entre ellas el betacaroteno o provitamina A, pigmento que les confiere el color naranja característico.
Además, las zanahorias son fuente de vitamina E, folatos, vitamina B3, y minerales diversos como el potasio, calcio, fósforo y yodo. El betacaroteno o provitamina A, tras ser absorbido en nuestro cuerpo se transforma en vitamina A o retinol, esencial para la visión, el buen estado de la piel y los tejidos y para el buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico.
Es una hortaliza que admite cualquier método culinario de preparación, pero es conveniente no cocinarla demasiado para que su sabor y valor nutritivo no se vean afectados.
Por su parte, la nata enriquecerá el plato con una buena cantidad de grasa y proteínas.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina