Pica un poco de cebollino por encima de las tartaletas para tener una presentación más vistosa.
Tartaletas medianas saladas
1 lata de mejillones al natural
1 lata de ventresca de atún
puntas de espárragos verdes
2 huevos duros
salmón ahumado
1 tomate
aceite de oliva y sal.
Calorías 68 kcal / 100gr
Proteína 10 gr / 100gr
Grasa 2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.3 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Las conservas pueden sacarnos de un apuro en más de una ocasión. Sin tiempo y con invitados sorpresa puedes preparar estas ricas tartaletas.

Tartaletas con mejillones y atún

 Así lo cocinamos

Cocemos los huevos en agua con una pizca de sal y dejamos que se enfríen.
Escurrimos los mejillones y los picamos en trozos pequeños. Hacemos lo mismo con el atún, pero intentando que no se desmenuce demasiado. Pelamos y picamos los huevos duros y los mezclamos con los pescados. Picamos el tomate y los incorporamos.
Por último, sumamos el salmón ahumado también cortado. Mezclamos bien los ingredientes y le añadimos una buena cantidad de aceite de oliva. Salamos al gusto.
Con ayuda de una mandolina cortamos las puntas de los espárragos en finas láminas. Las cocemos sólo unos segundos en agua con un poco de sal. Retiramos y dejamos que se enfríen.
Rellenamos las tartaletas con la mezcla del pescado y encima de cada una de ellas colocamos una o dos láminas de las puntas de los espárragos.

 Trucos y Consejos

Pica un poco de cebollino por encima de las tartaletas para tener una presentación más vistosa.

 Información Nutricional

El mejillón, uno de los ingredientes protagonistas de esta receta, es muy rico en proteínas de alto valor biológico, así como en hierro, por lo que su consumo está especialmente indicado en caso de padecer anemia.
Además, contiene muy pocas calorías, lo cual hace que pueda incluirse perfectamente en dietas de control de peso. También aporta minerales como el yodo, calcio, fósforo y potasio.
Aquellas personas que padezcan de hipertensión o hipercolesterolemia deberán moderar su consumo, pues este marisco es muy rico en sodio y colesterol.
En la composición de este bivalvo también encontramos purinas, por lo que su consumo tampoco se aconseja a personas con gota o hiperuricemia.

 

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina