Sirve el atún en raciones individuales y decora con un poco de cebollino.
Ventresca de atún
un aguacate
1 tomate
cebolleta
aceite de oliva
vinagre balsámico
limón
sal y azúcar. Hierbas aromáticas y pimienta.
Calorías 226 kcal / 100gr
Proteína 21 gr / 100gr
Grasa 15.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Para los amantes del pescado, hoy proponemos una receta con la que poder apreciar el auténtico sabor del atún y además en un bocado.

Tartar atún con guacamole

 Así lo cocinamos

El día de antes de ponernos manos a la obra con este rico aperitivo debemos dejar el atún macerando con sal gorda y azúcar.
Le añadimos también las hierbas aromáticas que queramos y pimienta, al gusto. Lo cubrimos bien con esa mezcla y dejamos que meceré en la nevera.
Una vez pasado el tiempo, lo sacamos y lo lavamos. Se seca con papel de cocina y lo partimos en dados pequeños.
Pelamos el aguacate y lo partimos en trozos pequeños. Exprimimos el limón. El tomate también lo partimos.
Mezclamos el aguacate con el tomate y un chorreón de aceite, vinagre, el zumo de limón y sal. Colocamos el atún y encima el guacamole que hemos elaborado. Lo dejamos en la nevera que vuelva a macerar todo muy bien y ¡a comer!

 Trucos y Consejos

Sirve el atún en raciones individuales y decora con un poco de cebollino.

 Información Nutricional

El atún, gran protagonista de esta receta, es un pescado azul que posee un 15% de grasa, lo que lo convierte en un pescado graso. Pero se trata de una grasa rica en ácidos grasos Omega-3, que ayuda a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre. El atún es también rico en vitaminas y minerales. Entre las vitaminas encontramos las del tipo B (B2, B3, B6, B9 y B12), que aportan ácido fólico y son beneficiosas para la vista, y las vitaminas A Y D, que son liposolubles.
Por su parte, el aguacate se caracteriza por su alto contenido en grasas de tipo monoinsaturado, como en el aceite de oliva. Este fruto también aporta una buena cantidad de vitamina E, sustancia antioxidante, por lo que, unido a las grasas anteriores, hace que este plato sea muy recomendable para evitar situaciones de riesgo cardiovascular.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina