El ingrediente protagonista de esta receta es la remolacha, una hortaliza que posee muy pocas calorías, aunque sí es rica en vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes
4 remolachas
200 gr. de queso de cabra semicurado
50 ml. de nata líquida
un chorreón de aceite de oliva.
Calorías 44 kcal / 100gr
Proteína 2.3 gr / 100gr
Grasa 0 gr / 100gr
Hidratos de carbono 7.6 gr / 100gr
Índice glucémico 65

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

La siguiente receta del día consiste en una terrina de remolacha y queso de cabra. Resulta un plato con una presencia muy atractiva y, servido bien frío, se convierte en un entrante perfecto para estos días de calor.

 Así lo cocinamos

En primer lugar, pon a cocer las remolachas en una olla con abundante agua hirviendo (unos 30 minutos). Cuando éstas estén tiernas, enfríalas bajo el grifo y córtalas en rodajas de igual diámetro, y de medio centímetro aproximadamente.
Con la ayuda de un cortapastas redondo, y de un diámetro algo inferior al de las rodajas de remolacha, corta éstas de manera que todas tengan el mismo tamaño.
Coloca el queso de cabra sin corteza en un bol junto con la nata y un chorreón de aceite de oliva. Ahora tritura con la batidora hasta conseguir una crema bien suave y homogénea.
Ya sólo nos queda montar la terrina, intercalando capas de remolacha con capas de crema de queso de cabra, y ayudándonos para ello del cortapastas.
Reserva en el frigorífico antes de servir bien frío.

 Trucos y Consejos

Para esta receta también puedes emplear remolacha ya cocida y envasada al vacío, aunque ni el color ni el sabor llegarán a ser los mismos.

 Información Nutricional

El ingrediente protagonista de esta receta es la remolacha, una hortaliza que posee muy pocas calorías, aunque sí es rica en vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes, muy beneficiosas para la salud. Concretamente, destaca por su contenido en ácido fólico, vitaminas B1, B2, B3 y B6, así como potasio magnesio y yodo.
En cuanto al queso de cabra, aportará una buena cantidad de proteínas de gran valor biológico y grasa. Además, contiene algunos minerales, como por ejemplo el calcio.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina