El ingrediente principal de este dulce es el pan, un alimento que posee un elevado contenido en almidón, lo que le confiere su carácter energético
1 barra de pan del día anterior
1 rama de canela
200 gr. de azúcar
1 litro de vino tinto
2 huevos
canela en polvo
la corteza de una naranja
aceite de oliva.
Calorías 260 kcal / 100gr
Proteína 8.4 gr / 100gr
Grasa 1.6 gr / 100gr
Hidratos de carbono 51.5 gr / 100gr
Índice glucémico 85

Este plato, está cocinado con una base de Postres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Ocasiones especiales, y se suele servir a los comensales como Postre.

La torrija es un dulce típico de las celebraciones de Cuaresma y Semana Santa en España. Se dice que el aspecto de la torrija emula un filete de carne, alimento sujeto a abstinencia en estas fechas según la tradición católica.

Torrijas de vino

 Así lo cocinamos

Vierte el vino en un cazo y añádele el azúcar, la canela y la corteza de naranja. Lleva al fuego y deja hervir durante 10 minutos.
Transcurridos esos 10 minutos, retira el cazo del fuego y deja reposar hasta que el vino se entibie. Cuela y reserva.
Corta la barra en rodajas de unos 2 cm. de grosor y colócalas en una bandeja profunda. Vierte el vino aromatizado sobre las rebanadas de pan y espera a que queden bien empapadas.
Ahora pasa las rebanadas por huevo batido y fríelas en aceite de oliva bien caliente.
Una vez doradas las rebanadas, escúrrelas bien y deposítalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
Espolvorea las torrijas con azúcar y canela en polvo.
Puedes acompañar estas torrijas con un helado de vainilla o café y su propio jugo.

 Trucos y Consejos

No empapes demasiado las torrijas en vino ya que éstas podrían romperse al manipularlas luego.

 Información Nutricional

Las torrijas son un postre muy típico en fechas como la Cuaresma. El ingrediente principal de este dulce es el pan, un alimento que posee un elevado contenido en almidón, lo que le confiere su carácter energético.
En la composición del pan encontramos también proteínas que, aunque no son de alta calidad, quedan complementadas con las del huevo empleado en el rebozado.
Debemos tener en cuenta que la técnica culinaria empleada para cocinar este postre es la fritura, por lo que el valor calórico del dulce se va a ver incrementado gracias a las grasas procedentes del aceite de freír.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina