La base de toda tosta es el pan, un alimento que, gracias a su elevado contenido en hidratos de carbono, va a constituir una excelente fuente de energía
4 rebanadas de pan rústico
un manojo de espinacas frescas
100 gr. de queso azul
250 gr. de gambas peladas
1 puerro
1 diente de ajo
aceite de oliva y sal.
Calorías 359 kcal / 100gr
Proteína 12.7 gr / 100gr
Grasa 1.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 72.3 gr / 100gr
Índice glucémico 50

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Las tostas suponen unas elaboraciones muy completas desde el punto de vista nutricional, pues en ellas intervienen una variada cantidad de alimentos. Además, suponen un original entrante, ideal para ofrecer cuando tengas visita en casa.

 Así lo cocinamos

Lava las espinacas bajo el grifo, escúrrelas y saltéalas con el ajo picado durante unos instantes. Las reservamos.
Las gambas las saltearemos en una sartén bien caliente con unas gotas de aceite, procurando que no queden demasiado cocidas.
Lava el puerro, retírale la primara capa y córtalo en una juliana muy fina para luego freírlo en abundante aceite muy caliente, hasta que quede dorado.
Dispón el salteado de espinacas sobre cada rebanada de pan. A continuación, pondremos el queso azul desmenuzado y, sobre éste, las gambas salteadas.
Por último, corona la tosta con la juliana de puerro frito.

 Trucos y Consejos

Para que el puerro no resulte aceitoso, deposítalo sobre papel absorbente para así eliminar el exceso de aceite.

 Información Nutricional

La base de toda tostada es el pan, un alimento que, gracias a su elevado contenido en hidratos de carbono, va a constituir una excelente fuente de energía.
En cuanto a las espinacas, contienen una buena y variada cantidad de vitaminas y minerales. Entre estos últimos debemos resaltar la presencia del calcio y el magnesio. Además, aportan a nuestro organismo sustancias de acción antioxidantes, que nos ayudan a prevenir enfermedades de carácter degenerativo.
Las gambas completan el plato con proteínas de alto valor biológico. Éstas también son ricas en purinas, que en el organismo se transforman en ácido úrico. Por ello, no se recomienda el consumo de este crustáceo a aquellas personas que padecen de hiperuricemia o gota.
Por su parte, el queso azul aportará aún más proteínas, aunque también una importante cantidad de grasas, que elevarán considerablemente el valor calórico del plato.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina