Espolvorea el hígado con cebollino picado y unas escamas de sal para darle un toque de color al plato.
1 kg. de trompetas de la muerte
200 gr. de hígado de pato
8 ajo tiernos
100 gr. de mantequilla
200 ml. de bechamel
200 ml. de nata
trufa rallada
aceite de oliva y sal.
Calorías 324 kcal / 100gr
Proteína 11.9 gr / 100gr
Grasa 29.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.7 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Las setas de la variedad trompeta de la muerte, además de tener un nombre poco afortunado, a simple vista tampoco son atractivas. Sin embargo, son muy apreciadas en el mundo culinario. Hoy las preparamos con hígado de pato, una receta ideal para sorprender a tus invitados.

Trompetas de la muerte con hígado de pato

 Así lo cocinamos

Freímos los ajos tiernos en una sartén con aceite de oliva. Cuando estén dorados los retiramos.

En la misma sartén, salteamos las setas troceadas con la mantequilla. Ponemos sal al gusto y añadimos un poco de trufa rallada. Por último, incorporamos la salsa bechamel y la nata a la sartén y dejamos que cuece, a fuego lento, durante 20 minutos.

Mientras tanto, hacemos el hígado de pato a la plancha y lo dividimos en porciones.

Con la ayuda de un molde metálico, colocamos las setas como base en un plato y, sobre ellas, una porción de hígado de pato.

 Trucos y Consejos

Espolvorea el hígado con cebollino picado y unas escamas de sal para darle un toque de color al plato.

 Información Nutricional

La trompeta de la muerte crece desde finales de verano hasta bien entrado el otoño en bosques de suelo húmedo entre hayas y robles, pero podemos consumirla todo el año porque es una especia que se puede desecar. Se trata de una seta muy aromática y de sabor profundo.

Las setas se componen en un 90% de agua, tienen entre un 3 y un 5% de hidratos de carbono, entre un 2,5 y un 6 % de proteínas y aportan muy pocas grasas. Además, contienen vitaminas B, B2 y C y minerales: potasio, fósforo, calcio y sodio.

Por otra parte, el hígado de pato o foie, además de aportar proteínas al plato, es un alimento de alto contenido graso, por lo que conviene que su consumo sea moderado y tenga lugar de forma esporádica, y más aún aquellas personas con niveles altos de colesterol en sangre.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina