Este pescado de río nos aporta una importante cantidad de proteínas de gran valor biológico y grasas poliinsaturadas de la familia Omega-3
4 truchas de ración
60 gr. de mantequilla derretida
2 cucharadas de vinagre de Jerez
6 cucharadas de aceite de oliva
una hoja de laurel
zumo de una naranja
una cebolla
una zanahoria
nuez moscada
pimentón dulce
sal y pimienta blanca.
Calorías 135 kcal / 100gr
Proteína 18.7 gr / 100gr
Grasa 6.7 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

La técnica del escabeche tiene su origen en la cocina árabe, y consiste básicamente en el marinado de carnes y pescados en un caldo elaborado con vinagre, aceite frito, laurel y otras especias.
A continuación os enseñamos a cocinar una trucha mediante esta técnica culinaria con tantos siglos de tradición.

Trucha en escabeche

 Así lo cocinamos

Lava, desviscera y seca la trucha con papel de cocina.
A continuación, elabora un caldo con la zanahoria y la cebolla cortadas en juliana, el laurel, el aceite de oliva, el vinagre, la sal y la pimienta blanca.
Introduce la trucha en ese caldo y cocínala a fuego suave durante 5 minutos.
Mientras cocinas la trucha, mezcla la mantequilla derretida con el zumo de naranja, la nuez moscada y el pimentón dulce.
Transcurridos los 5 minutos, retira la trucha del fuego y colócala en una fuente.
Por último, cúbrela con la mantequilla a la naranja y déjala reposar.

 Trucos y Consejos

La trucha escabechada puede consumirse caliente como plato principal o frío en canapés y ensaladas.

 Información Nutricional

La trucha es un pescado que tradicionalmente siempre ha tenido muy buena acogida en nuestra gastronomía.
Este pescado de río nos aporta una importante cantidad de proteínas de gran valor biológico y grasas poliinsaturadas de la familia Omega-3, que nos van a ayudar a prevenir enfermedades de carácter cardiovascular.
Es un alimento suave y apto para ser incluido  en dietas “blandas” o de fácil masticación. También constituye una alternativa al elevado consumo de proteínas animales ricas en grasas saturadas.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina