La primera trufa se originó en Bélgica, y fue llamada así porque la forma y la textura de ésta se asemejaba a las de los hongos que llevan el mismo nombre
200 gr. de chocolate negro fondant
1 yema de huevo
unas gotitas de coñac
20 cl de nata líquida para montar
50 gr. de azúcar glass y 50 gr. de virutas de chocolate.

Este plato, está cocinado con una base de Postres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Postre.

Fundimos el chocolate de cobertura al baño María. Cuando esté totalmente fundido, retiramos del calor y le añadimos el coñac. Esperamos a que se temple el chocolate y le incorporamos la yema de huevo.

Trufas caseras de chocolate

 Así lo cocinamos

Batimos la nata, sin que ésta llegue a montar del todo, y se la incorporamos al chocolate fundido. Mezclamos hasta conseguir una masa homogénea, la cual extenderemos en una bandeja e introduciremos en el congelador para que se endurezca.
Con la ayuda de dos cucharas, o con las manos mojadas, hacemos las bolitas. Pasamos unas cuantas por unas virutas de chocolate, y otras por azúcar glass. Las reservamos en la nevera hasta el momento de servir.

 Información Nutricional

Es un postre rico en calorías y grasas saturadas, ya que incluye mantequilla, chocolate, huevo y azúcar. Conviene consumirlo de forma esporádica, sobre todo si se tienen niveles elevados de colesterol y de azúcar en sangre. Se aconseja consumir estas trufas como complemento de una dieta rica en verdura y cereales integrales, para que el impacto de los azúcares en el organismo no sea demasiado brusco.

 

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina