Ubicada en el centro  del pueblo, es una institución de la gastronomía local. Ni siquiera el equipo técnico de la famosa serie de Juego de Tronos pudo resistirse a sus encantos durante su rodaje en el espectacular castillo de la localidad. Ángel Sánchez Doblaré, su actual gerente y nieto de sus fundadores,  se enorgullece de contar la historia de La Taberna de Almodóvar: «La abrió mi abuelo materno en 1940. Continuaron mis padres y desde 1977 la regentamos mi mujer y yo».

 

Las nuevas generaciones vienen pisando con fuerza y, como no podía ser de otra manera, sus hijos ya forman parte del presente y futuro de La Taberna. Después de casi 70 años pueden presumir de una clientela  fiel a una carta clásica, «llena de verdad y basada en la cocina de producto». Como le gusta decir al propio Ángel: «Somos defensores de la cocina mediterránea y de la materia prima cordobesa». Y aunque se adaptan a los nuevos tiempos, está convencido de que en la tradición radica el éxito de su restaurante y afirma: «No vamos a variar nuestra oferta porque es muy conocida y aceptada. Cambiarla no tiene sentido».  Prueba de ello son algunos de los platos estrella de su carta, entre los que sus famosísimas croquetas son la joya de la corona. «Se trata de una receta casi centenaria de mi tío Ricardo Arribas. Está hecha a base de pollo, jamón, merluza y huevo duro».

 

Su oferta la completan platos tan apetecibles como la ensalada de bacalao, la ensaladilla de gamba blanca de Huelva, el revuelto del Cortijo, la perdiz de campo en escabeche o el rosbiff de venado con puré de manzana. Les gusta variar ligeramente su propuesta recurriendo a productos de temporada, como alcachofas, espárragos o setas.

 

Aunque la caza es buque insignia de la casa, los amantes del pescado también pueden darse un homenaje en La Taberna pues nunca faltan recetas de bacalao, dorada, lubina, pez espada y atún. Todo ello regado con una cuidada selección de vinos, que incluye las principales denominaciones de origen

 

Y si aún les queda apetito, siempre son una excelente opción los postres caseros.  Coulant de chocolate con helado de vainilla, tartaleta de hojaldre con manzana, pastel de turrón (en temporada navideña), cuajada con miel, gachas dulces, tarta de queso, mousse de limón o de chocolate harán las delicias de los más golosos.

Además, los cordobeses estamos de enhorabuena porque a comienzos de febrero La Taberna de Almodóvar abrirá nueva sede en pleno corazón  de la capital.