Reportaje Córdoba

¿Dónde come la chef Celia Jiménez fuera de su restaurante?

Por Rocío Górriz,

Celia Jiménez Restaurante es su cuartel general habitualmente. Allí es donde prácticamente a diario podemos encontrar a este portento cordobés de los fogones. Pero como cualquier amante de la buena gastronomía, en sus ratos libres no puede resistirse a disfrutar de los platos elaborados por compañeros de profesión.

En Gurmé Córdoba os descubrimos sus lugares favoritos y las especialidades a las que le es imposible resistirse.

Le encanta la Taberna A Porta Gayola (Plaza San Ignacio de Loyola, 5) y recomienda pedir «su chicharrón de Cádiz».

croquetasalmodovarpeq

También es una incondicional de La Taberna de Almodóvar (Calle Benito Pérez Galdós, 1), donde destaca sus «riquísimas croquetas».

Y por su puesto se da sus homenajes en el restaurante favorito de todos los grande cocineros locales, La Cuchara de San Lorenzo, (Avenida de San Lorenzo, 2) donde bordan «el paté de perdiz».

Sin embargo, en Garum 2.1 (Calle San Fernando, 120), suele optar por algo de pescado como «el pulpo asado con oreja de cerdo ahumada y patata cremosa», un clásico de la casa.

Lo mismo le ocurre en la Taberna San Cristóbal (Calle Rodolfo Gil, 4) con «la araña frita».

Otro de los decanos de la hostelería cordobesa, Javier Campos, ha vuelto a conquistar a Celia con la carta de su nueva apuesta empresarial, La Ermita de la Candelaria (Calle Candelaria, 2): «El gazpachuelo de perdiz, espárragos y pimientos rojos asados es fantástico», reconoce.

restobar

Pero lo días que tiene ganas de una buena carne, su elección es Restobar Montevideo (Avenida Carlos III, 42), un lugar único «para disfrutar de cualquier carne a la brasa».

Y uno de los últimos en incorporarse a su lista de favoritos es La Sastrería (Plaza Puerta del Rincón, 17): «Su salmón con ajoblanco de coco» es exquisito.

choco1peq

Y, para terminar, reserva los puestos de honor a los Estrellas Michelín cordobeses, Noor (Calle Pablo Ruiz Picasso, (9 y Choco (Calle Serrano Lucena, 14), donde, en palabras de la chef «no podemos destacar ningún plato por encima de otros en sus menús degustación».