Reportaje Córdoba

Las grandes «boutiques» del helado cordobés

Por Rocío Górriz,

Las temperaturas son la excusa perfecta para disfrutar estos días del postre, merienda o tentempié más característico de la temporada. Artesanos o de factura industrial, muchos son los barrios que cuentan con heladerías ya míticas bien por su antigüedad, bien por la originalidad de sus productos.

heladosescoda

Heladería Escoda

En pleno Sector Sur (Calle Huelva, 1) permanece uno de los locales más tradicionales. Propone una amplia oferta de productos alicantinos. Quizá por eso, y en honor a sus raíces, el helado más demandado se el «Que bo», que significa «qué bueno» en valenciano y es una combinación de caramelo con crujiente de chocolate y avellana. El resto de sabores son bastante clásicos: no faltan la fresa, nata, chocolate, after eight,  turrón o galleta, entre otros.

heladobuonissimo

Heladería Buonísssimo

Esta heladería italiana situada en Ronda de Isasa, 2, en plena Ribera tiene como producto estrella el «cremino de plátano». Un helado elaborado con materias primas locales cuyos sabor protagonista, además del plátano, es una dulce crema de chocolate avellanado que se mezcla con el resto. Otros éxitos de ventas son el de selva negra, regaliz, tres chocolates o limón & ginger.

 

heladoscremeria

Cremeria Di Vaniglia

Helado realizado artesanalmente durante todo el año, caracterizado por su cremosidad y por estar elaborado con ingredientes naturales y de temporada. En la Calle Cruz Conde, 1 los fans del helado encuentran a lo largo del invierno variedades como el de donut, el de chocolate con naranja o el de vainilla de Tahití. Mientras que con la llegada de la primavera sus vitrinas se llenan de helado de tarta de manzana al horno con hojaldre, tarta de queso Mascarpone y fresa fresca, queso de cabra con confitura de tomate o chocolate  blanco con praliné.

heladospiamonte

Heladería Il Piamonte

En este amplio local del Chimeneón (Plaza de la Flor del Olivo) son unos maestros de los helados de nata. El más demandado se adereza con un sinfín de frutos secos. Entre ellos, avellanas, nueces y almendras de la mejor calidad. Para elaborar su helado estrella, el de nata con frutos secos, emplean, siempre que pueden, materias primas cordobesas. Imprescindible probar alguno de sus originales variedades como el helado de crema cordobesa, el de crema catalana, de Cassata siciliana o de Capuccino.

Pensando también en aquellos  clientes con una problemática alergia a la lactosa, iniciaron también la fabricación de helados con base de soja y en una variedad amplia de sabores.

heladosnavarropeq

Helados Navarro

En plena Plaza del Chimeneón (Av. Ollerías Local Nº1) Más de una treintena de sabores se elaboran con una fórmula guardada con recelo a partir de la cual Fernando Navarro ha innovado en nuevos gustos, incorporándolos a los tradicionales: el turrón, la nata, la fresa, la vainilla. Lo último son sus vasos mixes de helado con frutas o con piezas de bollería y confitería. También ofrecen sofisticadas versiones de los batidos de helado clásicos. heladosflordelevantepeq

La Flor de Levante

Se trata sin duda de la cadena de heladerías más conocida de la capital. Cuenta con tres sedes: Ronda de los Tejares, 15 (siendo ésta la más representativa), Santa Rosa, 20 y Avenida de Barcelona, 13 El «corte de crocanti» es el producto estrella del negocio de la familia Espí. Más de 80 años llevan deleitando los paladares de los cordobeses y visitantes. Sus recetas llevan el sello de calidad propio de las elaboraciones valencianas. El sabor más celebrado es el de trufa, galardonado hace tres años con el  Primer Premio en el Certamen Nacional de Heladeros. Al margen, sus batidos, granizados de limón y café, horchatas y leches merengadas son más que recomendables.

heladosmanuelporras

Heladería Porras

La Heladería Porras es uno de los meeting point del Barrio de Santa Rosa (Avenida de los Almogávares, 39) es un local de «toda la vida» con sabores «de toda la vida». Su clientela es eminentemente familiar y es famosa por su helado de turrón, que se lleva elaborando desde 1970, cuando el establecimiento abrió sus puertas al público. ¿En qué consiste la receta mágica? Se elabora con las materias más naturales del mercado como la almendra, la leche, la nata, o la miel que, junto al azúcar, aporta el dulzor que caracteriza a este helado de turrón.