Reportaje Córdoba

Las cañas de Inma Solano, experta y exitosa tiradora

Por Rocío Górriz,

Las cañas de Inma Solano, experta y exitosa tiradora

Son muchos los llamados pero pocos los elegidos a la hora de tirar una caña en condiciones. No es nada fácil conseguir darle la altura suficiente a la espuma, la potencia idónea a la burbuja de la cerveza, etc.

Por eso, cualquier detalle cuenta. Según el tipo de cerveza, debemos elegir un vaso u otro. Para cervezas con bastante cuerpo,lo mejor será usar un vaso de boca ancha. Sin embargo, Para las más ligeras se debe optar por un vaso alto, tipo flauta.

Además, vaso tiene que ser lavado justo antes de servir la caña. Así eliminaremos las partículas volátiles adheridas a las paredes interiores del recipiente y mejoraremos la lubricación de su interior.

Igualmente es determinante la frescura de la cerveza (y no nos referimos a su temperatura).  Lo ideal es que que el barril haya sido pinchado lo más próximo a la fecha de consumo, en teoría de 0 a 30 días.

Pero, una vez que cumplimos con todos los anteriores requisitos ¿cómo debemos colocar el vaso para conseguir la espuma perfecta? Su posición óptima es a 45º y aproximadamente a 5 cm del grifo. Y respetando esta posición, se endereza cuando el líquido llega casi hasta el borde y la cerveza sigue cayendo del grifo, pero ya en vertical.

María Inmaculada Solano, del Círculo Lucentino, en Lucena  reciente subcampeona de uno de los concursos de tiro más señeros nos da unas sencillas pautas para conseguirlo.. Ella representará,  a Andalucía  en la final nacional que tendrá lugar en Madrid a principios de 2018.

Los pasos esenciales son: preparación, descarte, inclinación, precisión, coronación y presentación.

«Primero mojamos el recipiente. Después abrimos de un solo golpe el grifo de cerveza. Desechamos el chorro inicial y dejamos que caiga en la bandeja. A continuación, Inclinamos 45 grados la copa y la acercamos al grifo de cerveza. Una vez llenada 3/4 partes la ponemos en posición vertical intentando generar la menor cantidad de espuma. El siguiente paso es la coronación. Abrimos al 25% el grifo de cerveza, dejamos caer un fino hilo de espuma que llegará justo hasta el borde de la copa. Siempre sin sobrepasarla ni mancharla. Y finalmente, depositamos la copa sobre un posavasos».