Reportaje Córdoba

El bartender José Ropero nos da su fórmula del gin tonic perfecto

Por Rocío Górriz,

A pesar de su popularidad no es cosa fácil hacer un buen gin tonic. El bartender cordobés José Ropero, de Glacé Lounge Bar, nos revela una sencillas pautas para sacar el mayor partido a esta combinación que se renueva constantemente gracias a la variedad de marcas que llenan el mercado. ¡Pónganse manos a la obra!

1.Los ingredientes para el gin tonic ideal son: hielo abundante y cristalino, en buena cantidad, la dosis necesaria de tu ginebra favorita y una tónica bien fría (en torno a 4 o 6 grados).

2.En cuanto  la medida de la ginebra, dependerá de la graduación alcohólica de la misma pero en Glacé han oficializado los 6 cl.

3.A la hora de elegir el recipiente, podemos optar por una copa de balón, aunque una copa de vino también es muy correcta o un vaso highball de gran capacidad. Se trata de que quepa todo el líquido y el hielo y aún quede una separación hasta el borde en la cual se puedan recoger los aromas para beber y, a la vez, poder oler.

4.No nos volvamos locos al poner aderezos o toppings, El primer aderezo es el sentido común. Se trata de hacer un gin tonic, no una ensalada. Principalmente se recurre a cítricos, que se deben incluir al final para perfumar la superficie.

5.El orden de los factores sí altera el producto. Primero se hace el movimiento circular con el hielo y la cuchara. Se enjuaga la copa, se elimina la última capa de hielo que es la primera en derretirse y se extrae con el colador. Se vierte la ginebra, el hielo y la tónica.

6. El acto de echar la tónica sobre la cuchara es un mito. Además, no es higiénico y al haber mucha superficie de contacto a través de la cuchara se adhiere el carbónico y se pierde.

7. Manual de uso de la tónica: se aconseja abrir y escanciar cuidadosamente sobre el hielo para que escurra con delicadeza. Ésta debe ocupar dos tercios del combinado.

8. Se aconseja mirar la composición de ginebra y de tónica para elegir los toppings o aderezos. Se pretende potenciar algún matiz en concreto. En Glacé tienen la norma de que no puede haber más de tres añadidos flotando. Si la ginebra ya es buena, es mejor recurrir a una tónica neutra, como Schweppes o Nordic. Podemos combinar bien por afinidad (destacando matices que ya tenga) o por contraposición. En cuanto a la carga de carbónico, el cliente decide si quiere una tónica con burbuja más robusta o sutil. Lo ideal es abrir la botella, limpiar la boquilla y verterla en la copa. Y para que caiga más suavemente podemos inclinarla un poco.

9. Es preferible las frutas frescas a las deshidratas, aunque éstas últimas si son liofilizadas tienen muy buena calidad.

10. Y si al probar el gin tonic vemos que nos hemos pasado con la cantidad de ginebra, lo podemos corregir con más tónica o más hielo.