Reportaje Córdoba

Los ingredientes del auténtico desayuno molinero

Por Rocío Górriz,

En los últimos años se ha popularizado el conocido desayuno molinero. Incluso los colegios celebran con él el Día de Andalucía para dar a conocer nuestras tradiciones a los más pequeños. Turistas y visitantes de nuestras almazaras lo catan en su recorrido.

Sin embargo, no todos los desayunos calificados de «molineros» son ortodoxos en sus ingredientes. Francisco Gómez, de Aceites Cortijo El Canal, en Puente Genil nos revela las claves de esta tradición tan andaluza: «El desayuno molinero viene históricamente, de la comida que celebraba en los molinos de aceite andaluces los integrantes del último turno de la noche junto a los molineros que entraban a trabajar por la mañana y que se compone de ingredientes fáciles de encontrar en este entorno. A saber: pan (que se tostaba en las brasas del fuego que servía para calentar el agua del molino), AOVE, aceitunas y café de puchero. Aunque es cierto que hoy en día se ha completado con alimentos como tomate, chacinas o embutidos pero el original no contaba con ellos». Mucho saben sobro la cuestión tanto Francisco como su padre, Francisco Gómez Reina. Ambos constituyen la tercera y cuarta generación familiar de aceiteros.

desayunomolinero2peq

En su cortijo, desde 1885 se han mantenido fieles al desayuno molinero, una gran tradición que ha ido pasando de padres a  hijos, de generación en generación.No obstante, siempre ha habido excepciones: «En días importantes y de fiesta, también se añadían productos de la tierra que traían los propios molineros, como bacalao, naranjas, tomates o chacinas de la zona», matiza.

El Aceite de Oliva Virgen Extra «se cogía del propio molino, de las alberquillas o directamente del que goteaba de los capachos que estaban siendo prensados».

Las Aceitunas «eran partidas y aliñadas por los mismos molineros y aceituneros y estaban en el molino», siendo otra parte importante del banquete.

El café normalmente «lo elaboraba la casera del cortijo»

Tan importante como la parte culinaria del desayuno, era la parte social. El Desayuno Molinero se convertía en una pequeña fiesta donde los molineros y los aceituneros compartían charla, tertulia y en ocasiones especiales incluso cante y baile.

Francisco Gómez Reina y Francisco Gómez Gómez de Tejada

Tercera y cuarta generación familiar de aceiteros