Reportaje Córdoba

¿Cuáles son los alimentos que mejor combinan con una cerveza helada?

Por Rocío Górriz,

En estos días de intensa canícula que nos quedan por delante una cerveza fría es una de las opciones infalibles para refrescarnos. Pero al margen de hidratarnos, la cerveza es una de las bebidas más camaleónica y polifacética pues es una excelente compañera de mesa para muchos alimentos. Combina muy bien con los escabeches, tanto en el terreno de las carnes como en el de los pescados. Esto se debe a la fuerza ácida del vinagre que encuentra en la cerveza el equilibrio perfecto. Lo mismo ocurre con los platos en los que abunde el tomate, debido a la acidez del mismo. Esto se materializa en maridajes muy interesantes con los pistos, los guisos con tomate, el pan con tomate, las cazuelas, etc. También como contrapunto a la acidez, es la mejor aliada para las ensaladas aliñadas con vinagre, así como para cualquier plato dominado por este tipo de aliño, como por ejemplo los salpicones o las sopas frías, como el gazpacho, salmorejo, porra, mazamorra y ajoblanco.

Otra de las combinaciones clásicas consiste en degustar un buen chorizo con una cerveza ligera. Es difícil encontrar bebidas que aguanten la agresión del ajo y el pimentón; sin embargo, la cerveza destaca precisamente por ser buena compañera de este tipo de platos.

Esto explica la unión de la cerveza y muchos embutidos, las salchichas y los pescados ahumados, obteniendo un contrapunto perfecto.

cervezas2peq

Otra de las funciones de este zumo de malta es «limpiar» el paladar cuando consumimos elaboraciones con mucha grasa, como carnes de cerdo, embutidos y elaboraciones fritas. Igualmente, aligera el consumo de pescados azules (atunes, bonitos, sardinas, boquerones, salmones, lampreas, pez espada, jureles, caballa y anguilas), al fin y al cabo muy grasos, aunque en este caso se trate de grasa buena.

También refresca la boca cuando tomamos quesos con mayor cantidad de materia grasa, una textura cortante y una clara tendencia a la acidez en el sabor.

Pero aquí no acaba la lista de bondades de la cerveza. Su ligera suavidad respeta los intensos sabores de los mariscos, cefalópodos y crustáceos en muchas de sus preparaciones.

Y por increíble que parezca, resalta los matices de las verduras, sobre todo las de sabores amargos, como las alcachofas y las endivias, menestras de verduras y habas, que se ven equilibradas con el sabor intenso de algunas cervezas con cuerpo.

Pero ¿es posible consumir cerveza con el postre? Por supuesto que sí. Resulta deliciosa la combinación de los postres de intenso sabor a chocolate con la cerveza negra y sus delicado gusto a regaliz y frutos secos.