Reportaje Córdoba

Nos vamos de ruta gastronómica con la escritora Almudena Villegas

Por Rocío Górriz,

Nos vamos de ruta gastronómica con la escritora Almudena Villegas

En esta ocasión, nos acompaña la conocida escritora cordobesa y académica gastronómica Almudena Villegas. Junto a ella haremos un delicioso recorrido por sus lugares favoritos de la ciudad y la provincia.

Le encanta tomar el aperitivo en el patio del Real Círculo de la Amistad. «No hay nada mejor que tomar al sol de invierno unas patatas bravas de esas que el jefe de cocina, Antonio Juliá, sabe hacerme como nadie, y que me prepara a la antigua, con una salsa algo picante, y la patata bien cortada. La amabilidad del personal del Círculo es extraordinaria».

posadadelcaballo

Igualmente, se deja seducir por los guisos tradicionales de la única casa de comidas de Córdoba, La posada del Caballo Andaluz, «donde pruebo siempre el menudo gitano, con garbanzos finísimos, que mi buena amiga Isabel Rosales me ofrece con tanto cariño. Juli, como llamamos cariñosamente al cocinero, es un auténtico especialista en rescatar este tipo de cocina que casi se ha perdido, por cierto».

tellus9

Otra de sus debilidades es la íntima terraza del restaurante Tellus. «Me gusta tomar el fantástico ravioli de rabo de toro de Antonio López, aunque siempre me tienta con cosas nuevas (y yo caigo, claro)».

kiskopeq

Sin embargo, «para tomar un menú completo, de la A a la Z, sin duda, me voy a Choco, donde Kisko García me cuida y siempre introduce algún plato diferente, así probamos cosas nuevas y tenemos larguísimas charlas sobre la gastronomía actual».

flamenquincasarubiopeq

No obstante, reconoce que también le agradan las tabernas de Córdoba. «Se come muy bien en ellas, y como extra, en esta época tienen ya vino del año. Si quiero tomar picoteo tradicional y bien hecho, los fritos de Casa Rubio y de Sociedad de Plateros de María Auxiliadora son mis preferidos».

alfajores

Y a la hora del postre, se decanta por algunos pueblos de la provincia. Ahora que se acerca la Navidad, me voy a comprar alfajores a Manuel Aguilar, en Montilla. Ofrece algo especial y de una calidad extraordinaria. Y si voy a Montilla no olvido nunca comprar vinagre y vino, generalmente amontillado y fino ¡tenemos unos de los mejores vinos y todavía no nos hemos enterado!».