Reportaje Córdoba

De ruta gastronómica con Paloma Cuevas y Enrique Ponce por Córdoba

Por Rocío Górriz,

a9-milhojasfoie

Córdoba es una de las ciudades favoritas de Paloma Cuevas y su marido, el diestro Enrique Ponce. No en vano, a Paloma sus padres la trajeron a la ciudad prácticamente recién nacida y aquí ha vivido algunos de los momentos más importantes de su vida.

Confiesan que su restaurante favorito es Bodegas Campos. Han contado con sus servicios para algunos de sus eventos familiares más reseñados como el bautizo de sus dos hijas. Se declaran incondicionales de su catering. Pero al margen de eso, cada vez que van a esta espléndida casa solariega, les encanta pedir las milhojas de foie y manzana, el ajoblanco, la corvina, rabo de toro y sus surtidos de ibéricos. Su postre preferido son los hojaldres de crema ligera de quesos y frutos rojos.

Durante sus habituales visitas, también suelen ir a la Taberna Los Berengueles, donde degustan sus roscas elaboradas con diferentes rellenos.

Pez espada a la cordobesa

Otro de sus rincones elegidos es El Churrasco, donde no se resisten a platos como las berenjenas con salmorejo, el pescado en adobo, el churrasco, los boquerones fritos y el pez espada con pulpa de tomate. A la hora del postre, disfrutan del tocino de cielo.

pescaito2peq

Son unos apasionados De Casa Pepe de la Judería, que recomiendan como un lugar excepcional para saborear una buena fritura de pescado.

Les gusta perderse por la zona para recalar en El Caballo Rojo, donde escogen cualquier plato de tradición mozárabe y culminan sus comidas ¡cómo no! con los míticos Suspiros de Almanzor propios de la casa.

A veces también se trasladan a la Plaza de San Miguel en busca del pisto y el pescaíto frito de El Pisto.

envero1peq

Amantes de lo clásico, también acuden a restaurantes de corte más moderno y les gusta probar las novedades y sugerencias de El Envero, Casa Rubio y Choco.

¡Prefieren dejarse sorprender por sus respectivos chefs!

 

bocadi

Y para comidas y reuniones más ligeras e informales, optan por los perritos calientes de Casa Lucas y todos las combinaciones de Bocadi. Otro plan que proponen para compartir con niños y amigos son las pizzas del Restaurante Pizzaiolo del barrio del Brillante