Reportaje Córdoba

Hotel Piedra y Luz, relax para la mejor mesa

Por Julia López,

La apuesta por una cocina de calidad prolifera en la comarca del Valle de los Pedroches y desde el pasado mes de agosto del año 2013 la oferta se vio ampliada con la propuesta del restaurante del Hotel Rural Piedra y Luz, una iniciativa de la Fundación Prode que permite dar trabajo a personas con discapacidad en un ambiente donde la gastronomía se entremezcla con el descanso y el bienestar en las sesiones que permite, por ejempleo, el spa del establecimiento hotelero o un centro de bienestar con ducha de hidromasaje y baño turco. En definitiva, una escapada ideal en un entorno privilegiado sin dejar pasar la oferta patrimonial de este coqueto municipio (no perderse la llamada «Catedral de los Pedroches»).
Se enclava en una de las zonas más tranquilas de la propia Hinojosa del Duque, conjugando la tranquilidad del entorno con la cercanía del centro urbano, al que se accede mediante un breve y agradable paseo. El hotel cuenta con trece habitaciones decoradas con la elegancia de la sencillez, donde se aúnan comodidad y diseño.
Por su parte, la combinación de opciones gastronómicas adquiere su punto álgido en las cocinas dirigidas por el chef Francisco Muñoz Carracedo, que lleva a la carta una apuesta eminentemente tradicional con elaboraciones clásicas y que adereza con un respeto incuestionable al producto.
Ésa es una máxima que se establece en los dos espacios que ofrece este restaurante, un comedor para disfrutar de su carta, donde la decoración a base de fotografías acerca al cliente al territorio; y la zona de cafetería con terraza más destinadas al disfrute de los pintxos y especialidades como el cochinillo, que hay que solicitar por encargo.
Las carnes adquieren especial consistencia en una carta donde destacan el rabo de toro, la pierna del cordero lechal y la presa ibérica con risotto de patata. Estas tres elaboraciones sobresalen de una carta donde el ibérico está muy presente y que hace también un hueco a los pescados.
En la cafetería que guarda la barra y algunas mesas altas se pueden acomodar unas 22 personas, mientras que en el salón se sientan alrededor de 50.
Se trata en definitiva, de una joven propuesta que va asentándose día tras días y que se ha colado entre los espacios más reclamados para disfrutar de la gastronomía del Valle delos Pedroches. Las cosas bien hechas le han permitido hacerse con algunos premios en diferentes ediciones de la Ruta de la Tapa de Hinojosa, cita para la que la innovación y los detalles se miman.