Reportaje Córdoba

Amón: Buenaventura XIX

Por José Ignacio Santiago,

amonpeq

Amigos, sólo hay una camino, la calidad. En este universo gastronómico en el que parece que estamos inmersos en los últimos años, los vinos generosos han encontrado su hueco, su lugar que les correspondía por lo mágico de sus elaboraciones y por lo romántico de su historia, sólo faltaba que los gurús y los medios los bendijeran, como así ha sucedido. Esto es tremendamente bueno, eso sí, hay mejor conocimiento de los vinos y se busca calidad, calidad y calidad, así que sigamos poniéndonos las pilas y demos la calidad que tenemos.
Esta es una buena carta de presentación de Molina de Mora, bodega familiar lucentina que en su quinta generación apuesta por hacer poco pero bueno y al precio que debe ser. De este amontillado, bautizado con el nombre del actual propietario, se embotella muy poco, sólo unas cuantas decenas de botellas, esperando que, tras correr escala en sus escasas botas en crianza, vuelva a estar con la calidad y vejez dignas para realizar una nueva saca. Un preciado y escaso lujo para quien sepa valorarlo, y es que nunca bajaré los brazos en defensa del amontillado como mejor vino del mundo.
De una tonalidad cobriza, con toques verdosos, ambarinos muy luminosos, de elevado lagrimeo. Y es que el amontillado ya por sí mismo tiene color de joya.
En nariz, impresionante su intensidad, matices de «clase», es decir, madera, tostados, ahumado, especiado, y aquellos aromas derivados de crianza oxidativa como los frutos secos como avellanas cordobesas y nueces destacan a copa parada, cambiando tras agitar la copa a recuerdos más de la evolución de la biológica con aromas a bollería, levaduras, …y es que el fino de procedencia no pasa a las criaderas oxidativas hasta que la flor no ha desaparecido de manera natural y lentamente.

En boca, afilado y con personalidad. Marcada salinidad (procede de mostos morilenses), elegante y potente paso por boca, no agresivo. De elevadísima persistencia tanto gustativa como aromática por retronasal.
Magnifico para acompañar quesos azules, muy curados, unas fabes, perdiz, pescados grasos como la sardina, y si no, para leer. Un problema endémico de la zona: vestimenta y packaging. Mucho por mejorar.

Valoración:

  • Presentación: 6
    Aroma: 8
    Sabor/Armonía: 9
  • Dónde comprarlo: C/ Cerro de la Muela s/n Teléfono: 957 162 803
    Vinoteca Gualdavinos (Avda. del Aeropuerto)
  •                                  Almacenes Omeya (C/ Ingeniero Iribarren)
    Precio en tienda: 100 euros aprox.