Reportaje Córdoba

Moriles 1890 Cream: Una fusión de acidez y dulzor

Por José Ignacio Santiago,

La versatilidad en una bodega es necesaria para que se pueda mantener, y más cuando los vinos generosos se beben cada vez menos, aunque en los últimos años estemos repuntando, al menos en lo que a interés se refiere: premios, atención en prensa especializada, bloggers, etc. Hay que deleitar el mundo con nuestras joyas, pero hacer vinos para otros públicos que prefieren vinos más «suaves».  Para ello, además de los blancos jóvenes y tinajas se abre una magnifica posibilidad de elaboraciones con los «Vinos Generosos de Licor»: combinaciones de vinos generosos con Vinos Dulces.

creampeq

El Cream de Torres Burgos,  denominado Moriles 1890 por ser el lugar y año de la fundación de la bodega, me ha gustado por varias razones, y la primera es su atractivo color, ámbar, con ribetes oro viejo y yodados, muy límpido en su aspecto y brillante. La elección de una botella transparente muestra una preciosa tonalidad de su interior.

En fase olfativa directa, el vino comienza a describir la procedencia de su combinación, ya que se aprecia un mix de aromas: a copa parada sobresalen aromas de fruta de hueso, y cítrico, de un vino dulce joven, y tras agitar es cuando aparecen los frutos secos, madera vieja y una cierta complejidad de vino con edad.

En boca, explosión de sabor, una entrada muy suave, donde los 15 grados de alcohol no destacan, dejan paso a un protagonismo de la acidez cítrica, haciéndonos salivar de manera importante, limpiando la moderada entrada dulce para que no sea un vino empalagoso. Interesante. No es un vino muy voluminoso, sino más «afilado», y por ello, una vez ingerido el vino, destaca la sensación salina, que ayuda a la sensación refrescante, y que nos termina de delatar el origen de su combinación, con más amontillado que oloroso.

No es muy persistente por vía retronasal, apareciendo los aromas de fruta de hueso que a copa quieta eran protagonistas.

Es una interesante opción para iniciarse en el mundo del vino, un buena opción de vino a media tarde, un vino que recomiendo tomar muy frío, donde su acidez aportará la mayor frescura en boca. Si queremos llevarlo a la mesa, el foie, quesos grasos, patés, y postres sin mucha carga de azúcar, helados y sorbetes, compotas, flanes,…

  • Valoración:
  • Presentación: 7/10
  • Aroma: 6/10
  • Sabor/Armonía: 7/10
  • Dónde comprarlo:
  • Bodeguilla Albalá (Trasierra, 41)
  • PVP aproximado en tienda: 5 €