Reportaje Córdoba

Oloroso Gran Barquero: Seco e intenso… ¡De libro!

Por José Ignacio Santiago,

olorosopeq

Los olorosos son vinos generosos, aunque se siga debatiendo si, como indica la definición, pasa alguna parte de sus dos años de crianza que se exige como mínimo, bajo velo de flor, cosas de la legislación. Son vinos que no concibo con poca edad, por ejemplo, un oloroso de dos años sería oloroso por legislación, pero ¿y sensorialmente? Ojo,…independientemente de que el vino esté muy bueno. No es el caso del Gran Barquero oloroso, que tras seleccionar el vino inicial y subirle el contenido alcohólico para evitar el crecimiento de levaduras, es introducido en botas, llegando a alcanzar una edad media de unos 25 años en criaderas y soleras, donde cobra gran intensidad de matices y tonos que lo llevan a ser un oloroso «de libro».
En fase visual es de color caoba, sin «tocar», lo que hace que sea un color muy similar al de un amontillado. Sí que los diferencia el menor toque verdoso, y la mayor lentitud en la caída de las lágrimas. Los lectores asiduos ya saben que se debe a la mayor cantidad de glicerina en oloroso frente a amontillados. En general el oloroso es un vino muy empleado en envinar las botas nuevas, por ello a veces nos encontramos en el mercado con unos olorosos demasiado «tánicos», maderizados, fruto de ser un «subproducto» del envinado. Gran Barquero no es de esos. Respetar los aromas de la variedad Pedro Ximénez oxidada (orejones, dátiles, incluso uvas pasas), junto con aromas de frutos secos (nuez, almendra tostada) y aromas especiados y tostados de la madera, englobados con una punzante sensación alcohólica (19% vol.) es para aplaudir, y si tiene intensidad, mejor que mejor. En boca es muy seco de entrada, sedoso en su paso pero no muy voluminoso. Amargor elegante y algo salino al final. Una buena acidez refresca el conjunto dejando persistencia muy agradable, seca y amarga, y con notas de fruta madura por retronasal. Un vino enérgico que para combatir el frío es un gran aliado y que echo de menos verlo en las tabernas cordobesas a mediodía, un buen momento de consumo tras el Angelus. Con quesos muy curados y carnes estofadas, rabo de toro, carrillada, risotto… Un gran vino del grupo Pérez Barquero.

Valoración:

  • Presentación: 5
  • Aroma:8
  • Sabor/Armonía: 8

 

Dónde comprarlo:

Córdoba: Oleoaras y Delicias del Califato (Conde de Tomás Cabrera y Tomás Conde).
Montilla: Vinoteca Eladia Durán
Precio en tienda: 17 euros aprox.